Sal: la importancia de consumir la cantidad propicia

Compartir

En el marco de la “Semana Mundial de Concientización sobre el Consumo de Sal”, que este año se desarrolla desde el 14 hasta el 20 de marzo bajo el lema ¡Sacude el hábito!, el doctor Raúl Ledesma brindó información relevante.

“El consumo de la sal es un elemento muy importante en el suplemento nutricional, sobre todo en los niños, pero en el adulto tiene algunas implicancias”, explicó el médico en datos recabados por la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR).

Indicó que “hay dos tipos de hipertensión”, enunciando que “uno tiene que ver con la esencial -la primaria- que es una serie de causas relacionadas con la herencia y con los trastornos alimentarios” y la segunda, que está vinculada con “el estrés y otras enfermedades como la diabetes, la obesidad” que conducen “a la hipertensión arterial”.

Recomendaciones

Respecto del ideal de consumo, el médico aseveró que “la Organización Mundial de la Salud (OMS), plantea que el consumo en el hipertenso debería ser, aproximadamente, entre cuatro y seis gramos por día”, advirtiendo que “en este punto hay que tener en cuenta que todos los alimentos ya tienen sal”.

También, recordó: “El 70% de nuestro cuerpo es agua y parte de ella necesita el consumo de sodio” explicando que “este es un elemento central en todos los fenómenos clínicos que necesita el cuerpo”.

“Lo que tenemos que tratar de lograr es hacer un cálculo de todo lo que consumimos y lo ideal es llevarlo a cabo de manera conjunta con un nutricionista”, expresó.

En esta línea, planteó a esta Agencia, que las personas con hipertensión arterial tienen restricción de sodio, lo que le llevó a confirmar que las cosas dulces tienen este elemento y hasta alertó que inclusive algunas verduras también lo pueden poseer.

Debido a ello, volvió a remarcar que de ahí “viene la importancia de trabajar con este tipo de profesional, para elaborar un protocolo de tratamiento alimentario que incluya esta cantidad de sal por día”.

Además, aclaró que “las personas con insuficiencia cardíaca también tienen restricción de sodio”, recordando que “esta enfermedad es la incapacidad del corazón para mandar el volumen de sangre a todo el organismo”.

“En realidad, todas las patologías cardiovasculares lo tienen», afirmó y continuó exponiendo: «Lo que hace el sodio es meter liquido en el cuerpo, entonces, tenemos una gran cantidad de líquido que se va a los lugares donde no tiene que estar. Por ejemplo, al paciente con exceso de líquido se le hinchan las piernas, los ojos, las manos. A esto se lo llama edemas”, sostuvo el doctor.

Adicciones alimenticias

Por otra parte, Ledesma explicó que “hay tres cosas que generan adicciones en los alimentos siendo ellas “las grasas, los dulces y la sal”.

“El consumo de la sal estimula las papilas optativas, que tenemos en la lengua, y ésta a la parte del cerebro que hace que nos pida permanente consumir”.

A modo de experiencia, contó que muchas veces, los pacientes para cuidarse consumen sal light o del tipo verde, pero en la realidad lo que pasa “es que para que llegue al gusto le ponen mayor cantidad y terminan consumiendo lo mismo o más que la sal común”

“Muchas veces proponemos la sal de potasio” estimó y lamentó que “es amarga”, lo que hace que cambie el gusto del alimento. De igual manera, recomendó consumirla “porque es muy buena para el hipertenso”.

“Cuando uno tiene una buena cantidad de potasio, no solamente baja la presión arterial sino que mejora la función muscular y cardiovascular”, apuntó y cerró: “Esto es una cuestión cultura, debemos empezar a cambiar la cultura alimentaria, para mejorar la calidad de vida”.

Raul Ledesma