Salud mental: Continúa el taller terapéutico donde los pacientes trabajan la huerta

Compartir

Un espacio en el que se promueven hábitos y vínculos saludables, como también distintos aprendizajes.

En el Hospital de Día “Explorando Caminos” a cargo del Servicio de Salud Mental y Neurociencias, los pacientes con afecciones mentales, siguen asistiendo semanalmente, a las actividades que forman parte del tratamiento ambulatorio destinado a fortalecer su recuperación.

Como se viene haciendo desde hace unos años, entre las actividades, son llevados a cabo una serie de talleres terapéuticos que apuntan a mejorar la calidad de vida de los pacientes y favorecen a su reinserción sociocumunitaria.

Entre estos, se desarrolla el taller de huerta, un espacio de aprendizaje para el cultivo y la cosecha de verduras y hortalizas, destinadas al propio consumo. También para aprender los beneficios que aportan a la salud y las distintas comidas que pueden prepararse a partir de dichos alimentos.

El taller es llevado adelante por un equipo integrado por psicólogos, enfermeros, trabajadores sociales, psiquiatras, acompañantes terapéuticos y otros profesionales, que bajo la modalidad del taller, promueven en los pacientes hábitos saludables como “la buena alimentación, el trabajo, el orden, la limpieza e higiene, entre otros”, señalaron.

“A su vez, nuestros usuarios hacen las tareas de mantenimiento de la huerta, como por ejemplo, remueven la tierra, riegan, sacan los yuyitos y, por puesto, cuidan el crecimiento de las hortalizas y verduras. Luego, lo que se cosecha en la huerta, va para el taller de cocina, que es otro de los espacios terapéuticos, donde se dedican a preparar las comidas”, describieron.

En relación a la frecuencia del taller, comentaron que se realiza con encuentros semanales, en el predio del Servicio de Salud Mental y Neurociencias que está preparado especialmente para llevar a cabo esa tarea.

Desde el equipo, recordaron asimismo que tanto este taller como los otros que se efectúan, son propicios para  fortalecer los vínculos entre los pacientes, es decir entre los compañeros “también para promover en ellos las responsabilidades, distribuyéndoles y asignándoles distintas tareas, que en este caso, tienen que ver con todo el proceso que forma parte de la siembra, el cuidado y la cosecha”.

Los talleres que en este momento se encuentran en funcionamiento son: música, manualidades, cocina y huerta “cada uno de ellos y de manera articulada entre uno y otro, forman parte de la terapia integral que ofrecemos a nuestros pacientes”, precisaron.

Y agregaron que “dependiendo de las características de los usuarios” las actividades son individuales o grupales y en cada una “se trabajan objetivos terapéuticos que favorecen al sostenimiento de tratamiento ambulatorio”.