Compartir

Con amplia cobertura, el pasado viernes finalizó en Formosa la campaña contra el sarampión y la rubéola que diera inicio el 1 de octubre. El objetivo fue vacunar a todos los niños de entre 13 meses y 4 años, inclusive con una dosis adicional, triple viral, que previene no solamente el sarampión y rubeola, sino también que da una protección extra contra la papera o parotiditis.

De acuerdo a lo informado por el responsable del Departamento de Inmunizaciones del Ministerio de Desarrollo Humano formoseño, en toda la provincia se desarrolló la campaña de vacunación con una cobertura estimada del 90 por ciento de la población objetivo. «En total se inmunizó alrededor de 46.000 niños en toda la provincia comprendidos entre esas edades», aseguró.

«El 10% restante y que aún no recibieron la dosis serán recaptados en las dos semanas siguientes, por un lado con salidas a terreno para ir verificando que los niños de cada familia hayan recibido la vacuna, y por otro lado se invita a los padres a acercarse con su hijo al centro de salud u hospital más cercano a su domicilio o bien hasta nuestro vacunatorio de la familia para que este pueda recibir la dosis adicional contra esta enfermedades», especificó.

Comentó que esta campaña se desarrolla cada 4 años con la finalidad de seguir sosteniendo la eliminación del sarampión y la rubeola en la región, el ministro José Luis Décima nos instó a poner un practica todas las estrategias y acciones necesarias para alcanzar maximizar la cobertura y llegar a la mayor cantidad de niños. “Por lo que hemos concretado arduos trabajos en terreno recorriendo las casas y las distintas comunidades, como así también se han instalado postas de vacunación en plazas y otros espacios públicos. Fundamentalmente para resguardar a nuestra comunidad formoseña, dado que en nuestra provincia hace más de 20 años no tenemos casos notificados ni confirmado de sarampión y rubeola”.

Sarampión y rubéola

Arroyo recordó que el sarampión es una enfermedad eruptiva febril que puede presentarse en todas las edades, siendo de mayor gravedad en niños menores de 5 años, en los cuales puede causar graves complicaciones respiratorias como neumonía; enfermedades del sistema nervioso central como convulsiones, meningoencefalitis, ceguera, y enfermedades tardías con complicaciones crónicas

En tanto, diferenció que la rubéola es una enfermedad viral que puede presentarse en adultos y niños. Cuando una mujer embarazada susceptible se expone al virus puede llevar a muerte fetal y neonatal y al Síndrome de Rubeola congénita con graves malformaciones en el recién nacido que producen sordera, ceguera y cardiopatías congénitas.

«Las paperas es una enfermedad viral que se caracteriza por inflamación de las glándulas parótidas (glándulas salivales). Puede producir complicaciones como orquitis (inflamación testicular), pancreatitis, encefalitis, entre otras», argumentó.