Compartir

Desde la Federación Económica de Formosa (FEF), se mostraron satisfechos por los resultados de las elecciones nacionales del domingo pasado. Su presidente, Enrique Zanín, expresó que “hay mucho entusiasmo en el sector empresario, ya que al nuevo presidente lo vemos como un hombre federalista, que se preocupa por las pequeñas y medianas empresas, y por las economías regionales”.

El empresario Zanín también destacó que hay un cambio de paradigma muy importante en las ideas explicitadas por la fórmula Fernández-Fernández, poniendo el foco en las pequeñas y medianas empresas, especialmente las del interior del país, cuando hasta ahora sólo generaban ganancias las grandes corporaciones, especialmente las radicadas en los grandes centros urbanos del centro del país.

“Este tipo de política económica llevó a la destrucción de casi 200 mil pymes en el interior, con industrias trabajando a un 35% de su capacidad, y reconstruir una fábrica no es fácil”, agregó el presidente de la Federación. “Por ello un verdadero llamado a una unidad nacional es lo que se necesita. Y Alberto Fernández representa a una concertación social y económica donde están representados todos los sectores productivos como la UIA, la  Central General Económica, la CAME y todos los representantes empresariales. Una muy importante forma de tomar decisiones entre los distintos sectores políticos y económicos para bien de todo el país”, concluyó.

Además Enrique Zanín profundizó su punto de vista sobre las decisiones económicas tomadas en estos últimos cuatro años, manifestando que “hay mucha diferencia en pensar medidas para las grandes provincias argentinas, donde el ingreso per cápita, por ejemplo la de Buenos Aires, no baja de 37 mil dólares aproximadamente según los datos estadísticos, contra otras provincias que no superan los 3 o 4 mil dólares per cápita”.

Al ser consultado sobre las medidas económicas que cree necesarias tomar, para mejorar la situación de las medianas y pequeñas empresas expresó que “uno de los temas es bajar la carga impositiva, que hoy es prácticamente de un 60%. Lo ideal sería llegar a bajar entre un 33 o 34% en forma escalonada para reactivar las economías regionales y ayudar a generar fuentes de trabajo, porque los problemas más graves que deja el actual gobierno es la destrucción de las pymes, y la cantidad de desocupados. Para los pequeños y medianos empresarios del país esta medida nos parece una alternativa válida e importante”, finalizó Enrique Zanín.