Se acentúan las fumigaciones, descacharrizados y otras actividades para evitar el aedes

Compartir

Cada día se recorren de manera planificada localidades situadas en distintos puntos del territorio formoseño

Desde el área de Vectores y Zoonosis, dependiente del Sistema de Salud Pública provincial, continúan desarrollándose múltiples actividades tanto en capital como en el interior provincial para combatir el mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, chikungunya y zika.

En cada jornada de trabajo se profundizan las fumigaciones, descacharrizados y el diálogo personalizado para concientizar a los vecinos sobre la importancia de la prevención desde el hogar.

De este modo, agentes y brigadistas sanitarios concretaran hoy jueves 12 de marzo, fumigaciones espaciales y tareas domiciliarias en Clorinda, Ingeniero Juárez, Las Lomitas, Los Chiriguanos y Laguna Blanca, entre otras.

Cabe mencionarse que cada uno de los operativos descriptos se efectúa con ciclos rotativos, distribuidos en jornadas matutinas y vespertinas de forma estratégicas. Estas se implementan en amplios trabajos que se realizan, tanto en la vía pública (parques, plazas, calles, avenidas), como en instituciones y domicilios particulares.

A la vez, en los espacios trabajados se insiste en la concientización de la comunidad acerca de las medidas de prevención domiciliarias que deben cumplimentarse para evitar la formación de criaderos de esta especie de mosquito que se aloja, vive y desarrolla en las casas.

Las acciones en domicilios y en espacios públicos son además acompañadas por la entrega de materiales educativos para el cuidado de los hogares, como también el suministro de repelentes.

Eliminar criaderos es lo fundamental en la prevención

El Ministerio de Desarrollo Humano provincial reitera a los vecinos, habitantes de cada comunidad, que para evitar las nombradas enfermedades es necesario eliminar por completo los criaderos de este mosquito, que pueden ser pequeños como una tapita de gaseosa o grande como un aljibe u otro depósito de agua.

Indistintamente de su tamaño, todos los recipientes, objetos o espacios naturales ahuecados, que formen paredes y que puedan convertirse en criaderos para dichos insectos deben ser desechados, tratados adecuadamente, tapados herméticamente o colocados boca abajo según la utilidad que diariamente se le dé a los mismos.

En tanto, es igualmente importante protegerse el cuerpo de las picaduras de los mosquitos por medio de la aplicación de repelentes, el uso de mangas y botamangas largas. También debemos mantener limpios y desmalezados patios, jardines y terrenos baldíos, como cambiar diariamente el agua de los floreros y bebederos de mascotas y otros animales domésticos.