Compartir

Se celebrará en un contexto especial en el que muchas personas, en todo el mundo, se sienten afectadas por las consecuencias de la pandemia

Cada 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, el propósito de este día es sensibilizar y generar un conjunto de estrategias, que sirvan de apoyo a las personas que la padecen y les permita sobrellevar su enfermedad.

Desde el 2010, a partir de la sanción y promulgación de la Ley Nacional Nº 26.657, la Argentina entiende a la salud mental como el bienestar emocional, psíquico y social que nos permite llevar adelante los desafíos de la propia vida y de la comunidad en la que vivimos, dejando atrás la mirada que se centraba en la enfermedad.

Este año, con el lema mundial “Salud Mental y bienestar, una prioridad global”, el ministerio de Desarrollo Humano, a través de la Dirección de Salud Mental y Neurociencias, conmemoran esta significativa fecha en el contexto especial de pandemia, en el que la vida cotidiana de nuestra comunidad y del mundo entero ha sido atravesada de manera radical.

Desde el equipo del Servicio de Salud Mental, que tiene su sede en inmediaciones del hospital distrital 8 de la circunscripción cinco, destacaron la celebración de este año como “un panorama inédito”, porque en estos meses “las necesidades de apoyo psicosocial aumentaron considerablemente”.

Recordaron que este servicio se enmarca en un abordaje de salud integral, con una visión de la salud biopsicosocial y multifactorial, sosteniendo como lo manifiesta la OMS “que no hay salud sin salud mental”.

Los profesionales trabajan fuertemente a lo largo del año, llevando adelante la promoción y prevención, a través de actividades en equipo, interdisciplinarias e intersectoriales, desarrollando múltiples y variadas estrategias para el abordaje de los pacientes con estas afecciones.

Entre las prestaciones, el servicio ofrece atenciones y consultas, diagnósticos, y tratamientos basados en terapias integrales, las cuales comprenden talleres terapéuticos (huerta, cocina, música, manualidades, pintura y otros), charlas y salidas grupales.

Asimismo, brindan consejería acompañamiento y apoyo a las familias; además de otras tantas actividades que apuntan a mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes, como también a su reinserción psico-sociomunitaria.

Siempre en el marco de un trato humanitario, el equipo trabaja por medio de dispositivos individuales y grupales, “incluyendo lo colectivo y lo diverso con una mirada inclusiva en el padecer mental, teniendo en cuenta su dimensión subjetiva”, aseguraron.

Si bien, durante el periodo particular de cuarentena, algunas de las prestaciones se vieron modificadas, debido a las exigencias de los protocolos establecidos para la prevención de COVID -19, revelaron que “nos hemos puesto a prueba y seguimos con nuestra labor sin pausa”, llevando a cabo modalidades de atención “requeridas por situaciones emergentes, efectivizando la asistencia a los pacientes y a la comunidad, como también al personal de salud en general, ajustándonos siempre a los protocolos de atención y a las medidas de bioseguridad”.

Para concluir valoraron que, “es un día especial para nosotros y lo celebramos como una conquista de la salud mental, acompañando y respetando los derechos de nuestros pacientes, trabajando firme y constantemente en la inclusión social, tanto en la promoción como en la prevención; socializando la información y sensibilizando a la comunidad en aspectos fundamentales como son la no discriminación y estigmatización de las personas con trastornos mentales”.