Compartir

Profesional que tiene un rol crucial en tiempos de COVID

El 13 de abril, se celebra en la Argentina el Día del Kinesiólogo. Esto se debe a que el mismo día pero de 1937 se creó la Primera Escuela de Kinesiología en la Universidad de Buenos Aires, por iniciativa del Dr. Octavio Fernández. Mientras que en 1948, por decreto nacional y, en alusión a dicho acontecimiento, se tomó esta fecha como el «Día del Kinesiólogo».

El kinesiólogo es el profesional de salud que se ocupa del conjunto de procedimientos terapéuticos, encaminados a restablecer la normalidad de los movimientos del cuerpo humano. A través de la física y, básicamente del movimiento, se ocupa de mantener la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones.

Asimismo, interviene en la rehabilitación y la recuperación del paciente, con el objetivo de explotar al máximo su potencialidad. El Ministerio de Desarrollo Humano adhiere a la celebración de este día que constituye un reconocimiento a la labor de quienes con sus conocimientos, habilidades técnicas, y sobre todo un profundo amor al prójimo, contribuyen a que los pacientes con ciertas afecciones puedan transcurrir por la vida con el mayor bienestar posible.

Cabe destacarse, además, que en el periodo de lucha contra el COVID 19, una enfermedad respiratoria causada por el coronavirus, los kinesiólogos tienen un papel fundamental en el manejo del sistema respiratorio, para ayudar a la recuperación de los pacientes.

Por lo tanto, desde principios de la pandemia que asola al mundo desde finales del 2019, es una especialidad de intervención vital dentro del equipo de salud, sobre todo cuando los pacientes atraviesan la forma grave, ya que requieren de tratamientos específicos para los pulmones y las vías respiratorias, los cuales son indicados por estos profesionales.

El licenciado Gustavo Villalba, Kinesiólogo y Fisioterapeuta, quien actualmente es responsable del área de kinesiología del sector COVID del Hospital Distrital 8, ubicado en la jurisdicción cinco de la ciudad de Formosa, describió brevemente cómo están trabajando en este nosocomio, y en el resto de la provincia,. Con respecto al abordaje de estos pacientes.

Dijo al respecto que el Distrital 8, cuenta en este momento con 6 camas totalmente equipadas para terapia intensiva, de las cuales “tenemos ocupadas 3 con pacientes activos”. A lo que se agrega una sala de aislamiento, también con pacientes positivos pero con síntomas leves.

“En nuestra provincia, especialmente en las áreas críticas de los hospitales: Alta Complejidad, el Interdistrital Evita y el Distrital 8, el kinesiólogo está ocupando un papel determinante dentro del equipo multidisciplinario –médicos, enfermeros y otros-, que tratamos a los pacientes con esta enfermedad. Igualmente los colegas que están en los hospitales del interior”, sostuvo.

Mencionó que llevan adelante “procedimientos con técnicas específicas, para que los pacientes puedan recuperarse, sobre todo los que están más afectados, contribuyendo a mejorar su salud y salvar sus vidas”. Pero también “intervenimos en el seguimiento de los que transitan síntomas leves y están en aislamiento”.

“Los que estamos en los servicios de terapia intensiva nos ocupamos de lo que es el tratamiento de las vías respiratorios, de la ventilación mecánica. Hacemos todo lo que sería el tratamiento de las vías aéreas. Estamos trabajando de lunes a lunes, con guardias permanentes las 24 hs, con mucho compromiso y vocación, tratando de dar lo mejor a los pacientes que nos necesitan en este duro trance”, señaló.

Asimismo, añadió que en muchos casos, luego que la persona es dada de alta “continua el tratamiento de recuperación. Son los que llamamos pacientes post COVID y que requieren un tratamiento de rehabilitación luego de cursar la enfermedad. Estos se realizan tanto en el nuestro hospital distrital 8, como en el centro de salud La Nueva Formosa que cuenta con un calificado equipo”.

Respecto a esta fecha tan significativa en la que festejan su vida profesional, extendió “un saludo enorme y un fuerte abrazo, a todos los colegas de la provincia, más aún a  los de la salud pública, que vienen trabajando en pandemia en las unidades cerradas, que son las terapias intensivas y que en este momento sanitario, dejan todo de sí para dar al paciente la mejor atención”.

Hizo notar que “Estamos dando todo por nuestra gente, por nuestra patria chica, nuestra querida provincia, y por todos los formoseños y formoseñas”. Al tiempo, reconoció y valoró que “lo podemos hacer gracias al apoyo y acompañamiento del Gobierno de la Provincia y del Ministerio de Desarrollo Humano, que nos brindan el equipamiento adecuado, como los elementos e insumos necesarios”.