Se fue “Milico” Fleitas, dirigente histórico del peronismo de Herradura

Compartir

Acaba de dejar este mundo terrenal don Meregildo Isaac Fleitas, a quien todos conocieron y llamaron “Milico”, un ilustre e histórico dirigente del peronismo de la localidad de Herradura.

Y justamente hace pocos días, el viernes último para ser preciso, a instancia de un decreto del Poder Ejecutivo Provincial, se le impuso con su nombre al predio ferial donde anualmente se realiza la Fiesta de la Corvina. Allí y visiblemente emocionado, recibió de manos del gobernador Gildo Insfran la copia del texto de dicho instrumento legal y luego descubrió la placa de bronce (junto a sus hijos y nietos) que inmortaliza la decisión de instituir con su nombre a este “anfiteatro natural” de su querido pueblo.

Fue un dirigente de extensa militancia en el Movimiento Nacional Justicialista, ejerciendo numerosos cargos partidarios de carácter local y provincial, además como concejal y luego titular de la antiguamente comisión de fomento de Herradura.

“Quien no compro un paquete de yerba, un corte de carne y se llevo de yapa un caramelo del almacén de ramos generales que “Milico” atendía junto a su esposa, doña Victoria”, recuerdan los memoriosos del pueblo.

El rol de concejal y jefe comunal herradurense fue un claro respaldo de una comunidad que siempre sintió que Milico, un militante peronista de ley, quería lo mejor para ella. El propio PJ lo sitúo como congresal y referente partidario provincial, sobre todo del sur formoseño, de ahí que su presencia en los espacios de conducción del PJ lo tuvo siempre presente.

Los viejos pobladores de Herradura evocan cuando tras la cotidiana actividad comercial, ya entrada la tardecita, ir hasta la unidad básica y juntarse en largas reuniones partidarias, siendo un faro conductor de quienes luego lo sucederían en el rol dirigencial.

Según dicen los íntimos, aun con sus matices particulares, el sitial de militante de fuertes convicciones lo mantuvo de manera incondicional y jamás se lo vio doblegarse ante lo que para él nada tenía que ver con la justicia social.