Compartir

Tendrá una duración de cuatro meses, donde los emprendedores y emprededoras de la provincia, podrán adquirir herramientas de gestión para consolidar su microempresa y complementarlas con sus capacidades productivas y creativas.

Este martes por la tarde, vía online, se dio apertura al programa “Escuelas de Formación en Agronegocios”, sede Formosa. La misma estuvo a cargo del Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Eugenio Basterra; el Secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional de Nación, Marcelo Alos; el Ministro de Economía, Hacienda y Finanzas de la provincia, Jorge Oscar Ibáñez; el Subsecretario de desarrollo económico, Horacio Javier Cosenza; y el Secretario de Ciencia y Tecnología, Julio Araoz.

Este programa fue impulsado por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, a través de su Secretaría de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, en conjunto con el Ministerio de Economía de la provincia de Formosa; está destinado a pequeñas y medianas empresas y tendrá una duración de cuatro meses.

El objetivo del mismo es dotar a las PyMEs agroalimentarias de herramientas de análisis y gestión empresarial y comercial, para afianzar las habilidades de venta, la comunicación de marca y productos, el manejo de la estructura de costos, la mejora de los canales de comercialización, y también el diseño de estrategias de Recursos Humanos, entre otros aspectos.

Al tomar la palabra, el ministro Ibáñez, saludó y felicitó a todos los y las participantes del curso y les anticipó que, a lo largo del mismo, “irán incorporando herramientas para la vida de las microPyMes y PyMes que trabajan con la alimentación”.

“Para nosotros como gobierno provincial es fundamental propiciar y fortalecer estos espacios de formación porque creemos que el conocimiento es una de las herramientas mas importantes y liberadoras para una sociedad”, manifestó.

En ese marco, sostuvo que “estar hablando hoy de negocios alimentarios” es reivindicar y confirmar que el rumbo que adoptó el Gobierno, desde el año 96, cuando definió la estrategia de los productores agropecuarios como una de las políticas más significantes, es “confirmar que el rumbo adoptado era el correcto”.

“Formosa aun no satisface la demanda interna de alimentos por lo que el futuro para estas actividades es ilimitado, más aún si va de la mano de las familias campesinas que producen alimentos para los formoseños”, indicó.

Y aclaró: “Tampoco podemos perder de vista en este escenario el enfoque agroecológico tan necesario para ser sustentable en toda la actividad económica vinculada con la producción primaria y sus cadenas respectivas”.

En ese sentido, el funcionario explicó que por medio de dicho enfoque se busca minimizar la introducción de recursos externos como fertilizantes, semillas modificadas, agroquímicos y combustibles.

“Esta alternativa se concibe desde los saberes ancestrales propios de los pueblos de cada lugar en particular articulando con la ciencia y tecnología a través de profesionales con sentido crítico y con una construcción colectiva en materia de políticas adecuadas y sustentables”, agregó.

Y aseguró: “Estas son las definiciones de políticas publicas que adoptamos en Formosa, con ellas venimos saldando pendientes históricos, adelantándose a situaciones, como las actuales que requiere un cambio de paradigma, hoy los productores formoseños están organizados para adaptarse a los nuevos tiempos impulsando una agricultura diferente”.

Por último, el titular de la cartera económica expuso que el modelo formoseño, en su planificación estratégica Formosa 2020-2025, concibe a la tierra como un bien social, pero, fundamentalmente, como un bien cultural y de producción, y que, “toda otra forma organizada para convertirla en un bien de renta y por lo tanto de especulación atenta contra la cultura productiva y menoscaba nuestra cultura solidaria y nuestra consciencia social”.

“Estamos ante un panorama provisorio que nos desafía a seguir aprendiendo, nos interpela a estar mejor preparados y nos impulsa a seguir organizándonos para proveer alimentos de calidad a todos los formoseños”, concluyó.

Basterra

A su turno, el ministro Basterra, saludó a los presentes y aseveró que “me llena de satisfacción que se haya podido coordinar esta actividad”.

“Lo que expresaba Ibáñez respecto a las particularidades de Formosa en otro tiempo podían haberse considerado elementos que podían no percibirse la potencialidad y los valores positivos que los mismos han tenido”, argumentó.

Y continuó: “Formosa tiene un vinculo permanente con Paraguay, siempre fue receptora de exiliados políticos que han conformado gran parte de nuestra cultura, pero adicionalmente a eso, la estrategia de no desarrollo del norte hizo que coexistan varias culturas dentro del territorio formoseño sin que hayan tenido una genuina mixtura”.

En esa línea, destacó que “son todas pautas culturales” y que, desde el Modelo formoseño, el Gobernador Insfrán, planteó integrar el territorio e incluir a los habitantes con su propia cultura.

“Recuerdo que alguna vez tuvimos la visita de diplomáticos alemanes y me toco preparar una presentación, lo que se podía ver como un menor desarrollo relativo de la provincia en realidad acumulaba un potencial enorme para ofrecer lo que hoy el mundo empieza a demandar: que es naturaleza, producción ordenada y armónica con el entorno, con lo cual tenemos una enorme oportunidad para el desarrollo de producciones agroalimentarias con identidad, con criterios de sostenibilidad ambiental, inclusión social y de rentabilidad”, subrayó el funcionario nacional.

Para concluir, remarcó que, con esta escuela de agronegocios, “se abre una gran oportunidad”, porque las familias formoseñas recuperaron la actividad de poner en valor al alimento cotidiano, y que sea percibido por los consumidores, “nos habilita a imaginar un escenario de desarrollo de empresas que puedan generar riquezas, trabajo y una calidad de vida digna para quienes eligieron vivir en la provincia de Formosa”.