Compartir

Tanto en el playón del PAIPPA como en el predio ferial del barrio La Paz, los vecinos capitalinos se acercaron a consumir la variedad de productos que allí se ofrecieron.

Este viernes, desde las 7 de la mañana, se llevó a cabo una nueva edición de las ferias paipperas en distintos puntos de la ciudad capital: por un lado, el playón del Instituto PAIPPA, en Padre Grotti 1040; y, por el otro, en el predio ferial del barrio La Paz.

Al respecto, AGENFOR dialogó con Pablo Ortiz, coordinador de estas ferias francas del PAIPPA, quien indicó que durante la jornada se acercó mucha gente a comprar diversos productos, por lo que hubo “buena venta”.

“Todos los que elaboran los productos y le dan valor agregado fueron capacitados o por el PAIPPA durante varios años y hoy por hoy ya tienen sus frutos y se dedican a esa producción”, comentó.

En esta ocasión, además de las tradicionales frutas, verduras, hortalizas y productos de elaboración artesanal como mermeladas, quesos criollos, miel, entre otros, se pudieron comercializar plantas aromáticas o los populares “remedios caseros”.

Pablo Ortiz, coordinador ferias francas.

“En cuanto a lo que es floricultura, también tenemos plantas aromáticas que tienen muy buena venta y todo lo que es para los remedios que son típicos de nuestra zona, es como un condimento más que se le da a esta feria donde el que viene encuentra todo”, aseveró Ortiz.

En ese marco, esta agencia conversó con Adriana, recolectora y comerciante de las plantas que ofician como remedios caseros, quien contó que obtiene la materia prima desde Mojón de Fierro.

“Mi mamá hace casi 50 años que selecciona los remedios que se traen y prepara para que se vendan”, señaló.

Entre sus productos se pueden encontrar “yuyos” para la garganta, remedios refrescantes, para los riñones, estómago, entre otros.

Por su parte, Cecilia es propietaria de El Campito, un emprendimiento familiar cerca del KM 100, por la ruta provincial N°9 entre Mansilla y El Colorado, que se dedican a producir plantas de diversos usos.

“Mis padres son los productores de plantas aromáticas, frutales y gastronómicas, yo los ayudo a vender, tanto en las ferias PAIPPA como en las de la municipalidad”, declaró.

Y agregó que, los que los caracteriza, es ser un emprendimiento agroecológico, es decir, que no utilizan agroquímicos para producir las plantas, lo cual es “es muy importante porque muchas se consumen”.

“Tenemos una variedad bastante amplia de plantas aromáticas y medicinales, por ejemplo, albahaca, apio, romero, tomillo, orégano, ajenjo, alcanfor, mirra, incienso, menta, burrito, entre otras; y los precios van desde 150 pesos en adelante”, finalizó.