Compartir

Se reunió este viernes la comisión provincial de emergencia agropecuaria para volver a evaluar la situación en Formosa tras el agravamiento de la sequía y los incendios sucedidos a fines de septiembre y primeros días de octubre.


De acuerdo a los informes técnicos, se detectaron 500 mil hectáreas quemadas, con productores que registraron pérdidas superiores al 80%, lo que llevó a sugerir al Poder Ejecutivo que anexe a la emergencia agropecuaria por sequía ya vigente, el desastre agropecuario.

La reunión tuvo lugar en el sexto piso de Casa de Gobierno, en la sede del Ministerio de la Producción y Ambiente, con la participación de entidades públicas provinciales y nacionales.

Participaron además sociedades rurales de Formosa, Pilcomayo, Pirané y Clorinda y  organizaciones de productores vía videoconferencia.

Cabe recordar, que a solicitud de la provincia, el  Ministerio de Agricultura de la Nación declaró la emergencia agropecuaria en Formosa a causa de la sequía que afectó a explotaciones agropecuarias de la provincia. La medida se dictó a través de la Resolución nº 201/2020.

En el caso de las explotaciones ganaderas y apícolas, rige desde el primero de julio de 2020 y hasta el 30 de junio de 2021. En tanto, para las explotaciones agrícolas de cultivo de maíz y cucurbitáceas de segunda siembra, va desde el primero de enero hasta el 31 de diciembre del 2020.

Durante la reunión, se brindó un panorama de la situación actual de la Provincia de Formosa tras la declaración de Emergencias Agropecuaria, con el aporte del INTA, y de los Programas Agrícola, Ganadero,  Apícola y Forestal del Ministerio.

A ello se sumó el informe del INTA sobre los focos de incendios registrados en la provincia, en total 80 mil, siendo el departamento Patiño, el más afectado.
En el período considerado crítico- fines de septiembre principios de octubre- se sumaron todas las condiciones: falta de humedad en el suelo, forraje seco, viento norte.

Afectación

“Se han detectado más de 500 mil hectáreas quemadas, se documentó con informes del INTA, imágenes satelitales, del Programa Ganadero, Apícola y Forestal, con amplia participación del sector productivo, las organizaciones y de instituciones provinciales y nacionales” explicó Alejandro García, subsecretario de Producción.

“Se concluyó en proponer la incorporación de los incendios como un factor más de emergencia y trabajar en la declaración de desastre agropecuario, porque la emergencia se da cuando se constatan pérdidas superiores al 50%, y con la incorporación de los incendios y la ampliación del déficit hídrico, hay productores que tuvieron pérdidas mayores del 80%” precisó el funcionario.

La declaración de desastre agropecuario abarcaría a la producción agrícola, ganadera y apícola.

“Elaboramos un acta, se forma un expediente, se propone al Poder Ejecutivo una ampliación del decreto como para incorporar los incendios y declarar desastre agropecuario” enfatizó.

En forma paralela, la provincia está trabajando en el otorgamiento de certificados de emergencia que se dan desde la Subsecretaria de Producción Sustentable y en la gestión de fondos con el gobierno nacional, para poder asistir a los productores afectados.