Compartir

Estudiantes secundarios del barrio 2 de Abril de esta ciudad participaron esta semana de una jornada de capacitación a cargo de profesionales del Ministerio de Desarrollo Humano provincial, referida a la alimentación de personas que padecen de enfermedad celíaca.

“Son alumnos de la Escuela secundaria Técnica 5 del 2 de Abril, que concurren a la orientación en alimentos y charlamos con ellos sobre alimentos libres de TACC (trigo, avena, cebada, centeno), que son aptos para celíacos”, dieron a conocer los organizadores.

Desde la Dirección de Saneamiento y Bromatología de la cartera sanitaria formoseña explicaron que “los alumnos ganaron un premio en la Feria de ciencias educativa y en noviembre viajan a Córdoba para presentar un proyecto de su autoría”.

“Por solicitud de ellos junto a sus docentes, programamos este encuentro para que los especialistas les brinden información detallada y de primera mano acerca de la alimentación que deben recibir las personas con celiaquía, ya que una dieta inadecuada les ocasiona graves inconvenientes en su salud”, indicaron.

Los estudiantes se encuentran en proceso de presentación y elaboración de un proyecto sobre elaboración de pastas con harina de quinoa, que gracias a su composición (libres de TACC) son aptas para el consumo de las personas con celiaquía.

Las presentaciones estuvieron a cargo de Ingenieros en Alimentos y bioquímicos de la mencionada área que depende de la cartera sanitaria formoseña, y tuvieron lugar en las instalaciones de esta institución educativa ubicada en calle Scozzina del barrio 2 de Abril.

Sin TACC

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso y apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico.

Para su tratamiento se debe seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Esto conlleva una normalización clínica y funcional.

El celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten: arroz y maíz. Y deben evitarse los alimentos envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, de una manera continuada, puede causar trastornos importantes y no deseables. De ahí la necesidad de generar proyectos que permitan incorporar nuevos ingredientes para la elaboración de alimentos aptos.