Compartir

Alcanzados con atenciones médicas, controles de enfermería y vacunación, entre otros servicios sanitarios gratuitos.

Niños que asisten al Jardín de Infantes –EJI Nº 24 “Santa Teresita”- del barrio Divino Niño, fueron beneficiados con nuevos controles pediátricos y de otras especialidades realizados por un equipo del centro de salud “Luis María Codda” del vecino barrio Liborsi.

El objetivo de este operativo fue acentuar el control periódico que se lleva adelante sobre la salud de los más chiquitos, sobre todo teniendo en cuenta el reinicio de actividades áulicas, en el marco del regreso a la presencialidad escolar en la provincia. Al tiempo fueron actualizadas las Libretas de Salud Escolar.

De este modo, en la oportunidad, los jardineritos que concurren al turno tarde, recibieron una serie de controles médicos como también de enfermería, a los cuales fueron sumados otros servicios como la aplicación de vacunas.

A lo anterior se agregó la promoción de hábitos saludables y la gestión de turnos programados en el centro de salud para los que requerían una atención más especializada, en los casos que se detectaron factores de riesgo o algún trastorno en el crecimiento, según comentaron desde el equipo sanitario.

Entre las atenciones ofrecidas se controló la tensión arterial y temperatura corporal, medición de peso, estatura y talla. También se observó la agudeza visual y auditiva. En tanto, los odontólogos hicieron la respectiva revisión de la salud bucal y se completaron otros exámenes pediátricos clínicos y físicos, establecidos para constatar el buen estado de salud y el desarrollo de los niños de esta edad.

Por su parte, fue efectuada la revisión de los carnets de vacunación y se procedió a la aplicación de las dosis necesarias para iniciar o completar los esquemas, en los casos que así lo requerían, tal como lo indica el Calendario de vacunas vigente.

Asimismo, médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores brindaron a los niños y a los padres que los acompañaron, una serie de consejos para cuidar la salud y evitar enfermedades prevenibles, a través de la práctica de hábitos sanos que deben instalarse desde la infancia para que permanezcan a lo largo de la vida.

Entre dichos hábitos, repasaron una vez más los destinados a la prevención del coronavirus: distancia social, uso del barbijo, lavado frecuente de manos con agua y jabón, y uso de alcohol en gel para la higiene de las manos cuando no se tienen cerca los elementos para el lavado. Insistieron a los más chiquitos a cumplir con estas medidas, en el ámbito escolar “para cuidarnos del virus y evitar enfermarnos”.