Semana de sensibilización de la sal

Compartir

Se conmemora del 8 al 14 de marzo para promover la reducción del consumo de sal en la población.

El Ministerio de Desarrollo Humano adhiere a la campaña mundial 2021 “Más sabor, menos sal” que tiene por objetivo alertar sobre el consumo excesivo de sal (sodio) en toda la población, su impacto en la salud, y brindar herramientas para disminuir su presencia en la alimentación.

Al mismo tiempo, busca alentar a las personas y a la comunidad a llevar adelante prácticas saludables en el hogar, la escuela, el trabajo y otros lugares que apunten a disminuir el consumo de sal/sodio.

Los especialistas sostienen que el consumo excesivo de sal es el principal factor de riesgo de hipertensión en la población. Por su parte, la hipertensión constituye la principal causa de muerte prematura y la segunda de discapacidad por enfermedades no transmisibles como el infarto, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades renales.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en América Latina, incluida la Argentina, se consume mucha más sal que los 5 gr diarios recomendados por la OMS.

En Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, el consumo de sal por persona ronda los 12 gr diarios. En ese sentido, se remarca que  la disminución de 3 gr. de la ingesta diaria de sal, evitaría miles de muertes por enfermedad cardiovascular y ataques cerebrales.

La mayoría del sodio que se consume habitualmente proviene de los alimentos procesados o industrializados, donde los consumidores no tienen participación ni conocimiento sobre la cantidad de sal agregada. En nuestro país se calcula que entre el 65% y el 70% de la sal que se consume proviene de dichos alimentos.

Pandemia

Estos tiempos de pandemia modificaron rutinas y formas de vivir en muchos aspectos. Por ejemplo, se redujeron las salidas a comer, comidas en el lugar de trabajo o estudio y reuniones sociales, pasando más tiempo en casa.

Se cocina más en casa, se probaron y crearon recetas involucrando a más personas del hogar en la preparación de alimentos. Esta es una oportunidad fantástica para descubrir el gusto por la cocina, aprender habilidades, compartirlas y disfrutar los resultados. La apuesta es que estas recetas sean aliadas del bienestar, el peso saludable, más sabor y menos sal.

Recomendaciones

Entre las prácticas fundamentales para reducir el consumo de sal se sugiere: no agregar sal durante la elaboración de los alimentos, reemplazar sal por condimentos, no poner saleros en la mesa, elegir productos bajos en sodio.

Para las preparaciones de comidas se sugiere también utilizar hierbas frescas, pimientos, ajo o limón, entre otros saborizantes, para reemplazarlos por sal/sodio.

“Todos queremos comer rico, y para muchas personas parecería que solo con abundante sal se puede lograr.  En esta semana la propuesta es dar sabor a las comidas con otras estrategias, porque salado no es sinónimo de sabroso”, aseguran los especialistas en nutrición.

Remarcan que “la sal debe ser un realzador y permitir destacar los sabores propios de los alimentos, los productos y las formas de preparación de cada comida”, insistiendo en que es posible reducir la sal sin que el paladar se dé cuenta “con un resultado gratificante y saludable para todos”.