Semanalmente continúan las atenciones programadas en las comunidades del oeste

Compartir

Con el respectivo seguimiento para la distintas edades y condiciones específicas de salud.

En el paraje Nueva Esperanza, asentado a pocos kilómetros de la comunidad en el oeste provincial, se llevó adelante un nuevo operativo integral, destinado a controlar la salud de personas de todas las edades que allí residen.

Para ello, un equipo del centro de salud La Rinconada, se trasladó hasta el lugar, donde niños, adultos y embarazadas, fueron beneficiados mediante una amplia jornada de atenciones y otras prestaciones, dispuestas a reforzar el cuidado de la salud de esta comunidad.

Así, fueron concretadas atenciones médicas, controles obstétricos, odontológicos y de enfermería. Además, sumaron la promoción de hábitos sanos y de los cuidados que deben seguir, diariamente, para prevenir la propagación del coronavirus.

Niños

Los bebés y niños accedieron a variadas consultas, entre los que se cumplimentaron los controles del niño sano con: mediciones antropométricas -peso y altura-, revisión del estado nutricional, evaluaciones de vista, oído y de la piel, complementados con exámenes neuromotrices.

Asimismo, efectuaron el control de los niños con enfermedades crónicas, teniendo en cuenta que son los que más necesitan exámenes específicos debido a su diagnóstico, según explicaron desde el equipo de salud.

Comentaron, una vez más, que es “fundamental” controlar periódicamente la salud de los niños, aunque a simple vista no manifiesten patologías ni síntomas, asegurando que “es lo que hacemos con regularidad para constatar su buen crecimiento y dejar asentado los factores de riesgo o problemas detectados, para llevar a cabo el tratamiento y  seguimiento correspondiente”.

Los profesionales ofrecieron también atenciones a las personas adultas. Las mismas abarcaron controles clínicos generales, peso, signos vitales, presión arterial, medición de glucosa en sangre y otros, que tienen por finalidad la detección temprana de las llamadas “enfermedades crónicas” como diabetes, hipertensión y otras.

Para dar cierre a los numerosos servicios ofrecidos, concretaron la entrega gratuita de leche a embarazadas y niños, y alentaron a la comunidad a continuar con los cuidados para la prevención del coronavirus: lavado de manos con agua y jabón, más el distanciamiento físico de 2 mts y el uso correcto del barbijo “cuando se hacen actividades en las que hay aglomeración de personas”.