Servicio de Pediatría del Hospital de la Madre y el Niño: centinela de la salud de los más chiquitos

Compartir

A cargo de un plantel de profesionales altamente capacitados que trabajan sin cesar dando lo mejor desde los conocimientos y el corazón.

El Servicio de Pediatría del hospital de la Madre y el Niño está disponible todos los días del año, las 24 hs. Ícono en la atención pediátrica, brinda atenciones de calidad a los niños procedentes de Formosa capital, como del interior de la provincia.

Tiene a su cargo dos secciones: Guardia de Emergencia de Pediatría e  Internación Pediátrica.  Ambas están disponibles de manera ininterrumpida,  los 365 días del año, las 24 hs.

“Para tener una idea, en plena pandemia y fase uno por COVID-19, en enero de este año, se realizaron 1160 consultas por guardia de emergencia”, precisó el Jefe de este servicio, doctor Manuel Alberto Cáceres. Y agregó que, en el área trabaja un equipo de 9 pediatras que atienden desde consultas comunes “que muchas veces no van a su Centro de Salud más cercano y acuden directamente hasta aquí”.

Comentó que la mayoría de las situaciones que se presentan son resueltas en guardia, ya que se trabaja en forma articulada con especialistas que dan respuesta a los casos y los pacientitos retornan a su domicilio.

Mientras que los que no son de rápida resolución pasan a un estadio intermedio “que es la sala de internación abreviada donde pueden permanecer hasta un tiempo no mayor a  24 horas. Allí se  hace un seguimiento con laboratorios, otros exámenes de rutina e incluso interconsultas y una vez estabilizado se le otorga el alta hospitalaria y continua con controles ambulatorios”. 

Refirió, asimismo, que los pacientes que por su patología o complejidad requieren más tiempo de resolución “pasan a la Sección de Internación Pediátrica”, conformada por un plantel de 10 pediatras, distribuidos en dos pabellones y 11 salas de internación donde los ingresos son de acuerdo al tipo de patología.

Hizo notar  que el mencionado servicio contaba con 17 salas, pero debido a la  pandemia “se aisló un sector con 6 salas para atención exclusiva de casos sospechosos de COVID-19, tanto neonatales como pediátricos y embarazadas”, de cual se encuentra a cargo una Neonatóloga, una Pediatra y una Ginecóloga, más un calificado equipo de enfermería.

En el sector los pacientes son monitoreados en forma multidisciplinaria de acuerdo a la patología y se realizan los estudios complementarios necesarios. “Solo en casos excepcionales, que exceden nuestra capacidad de respuesta, son derivados al Hospital de Alta Complejidad o a Hospitales de mayor complejidad extra provincial como ser el Garrahan, el Gutiérrez o el Italiano, entre otros, con los que existen convenios para continuar el manejo y seguimiento articulado de nuestros pacientes”, explicó.

Añadió que en el periodo de  internación el paciente es manejado en forma integral y “queda muchas veces conectado al servicio de Psicología o al Servicio Social para trabajar sobre aquellos factores familiares, medio ambientales o sociales que están presentes y muchas veces complican las patologías de base”.