Compartir

Al hablar en la sede de Vialidad Provincial donde presidió el acto central conmemorativo del Día del Camino y del Trabajador Vial que debía realizarse el 5 de octubre pero que fue pospuesto por las inclemencias del tiempo, el gobernador Gildo Insfrán manifestó su confianza que el próximo 27 de octubre será consagrado un nuevo gobierno en la Argentina, aunque admitió que  el pueblo tendrá que volver a poner el hombro para torcer los malos momentos sufridos en estos cuatro últimos años.

Reconoció que esa tarea va a llevar un tiempo así como también que  lo importante es saber que ese lapso  servirá para que todos los argentinos puedan disfrutar de un porvenir mejor.

En su reflexión ante los vialeros, el mandatario planteó la posibilidad de una hipótesis que revele que el pueblo argentino cambie su voto y quiera cuatro años más de un gobierno nacional  como el actual lo que derivó en su opinión sobre el tema:” No es problema de ministros ni de cambiar personas. El problema fundamental del señor Macri es la política económica que él representa. Si nosotros no cambiamos la política no hay solución”.

Manifestó su confianza en que a partir del 10 de diciembre de este año el país tendrá  un nuevo gobierno en el que va a ser presidente Alberto Fernández y vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y que a partir de entonces comenzara una nueva etapa con una mirada diferente puesta en las necesidades y demandas del pueblo argentino, sobre todo de los que están en la franja de mayor vulnerabilidad como consecuencia de las políticas económicas de la gestión Macri.

“Este nuevo Gobierno viene para hacer todas las infraestructuras de desarrollo que se requieren para una integración real de toda la Argentina y fundamentalmente el norte argentino”, precisó.

 Este viernes el gobernador recordó que faltan solamente 16 días y por esa razón sugirió:” Salgamos, hablemos con nuestras familias, nuestros vecinos y amigos que no nos acompañaron el 11 de agosto y digámosles: ‘Chamigo, no tenéis ningún motivo para atrás detrás de estos, vos jamás vas a ser oligarca, sos formoseño como nosotros y acompáñanos una vez más  para que en la Argentina vuelvas a ser lo que tenés que ser”.

EL ROL DE LA DPV

Gildo Insfrán se refirió luego al rol que desempeña institucionalmente la Dirección Provincial de  Vialidad a la que califica como  muy  valorada en toda la extensión del territorio provincial, ya sea el distrito capital o el del extremo oeste.

Sin embargo, reconoció que los que más valoran  pero el trabajo de los vialeros son quienes, como en su caso personal, son oriundos del interior “porque para nosotros el camino es todo”.

A todos ellos les rindió su  homenaje a  en la persona de alguien que dio su vida por este trabajo, la Gringa Almirón, quien operaba una anfidraga para facilitar el ingreso de las aguas del rio Pilcomayo a territorio formoseño para insistir que “. En nombre de ella les rindo un sincero homenaje por su tarea”.

MEDIDA REPARADORA

Acerca del rol integrador del ente vial, traslado el concepto a la geografía nacional para reconocer que hubo una etapa de  progreso extraordinario con un  gobierno nacional que verdaderamente  pensó en una Argentina unificada y no en una Argentina dividida en tres partes,  la Patagonia, el centro y el norte.

Es referencia al artículo con la memoración del Acta de Reparación Histórica que firmara con  Néstor Kirchner el 28 de mayo del 2003, a solamente tres días de haber asumido la Presidencia, señalando que ese instrumento permitió un salto cualitativo y cuantitativo del Modelo Formoseño, para reconocer que después Cristina Fernández de Kirchner  respeto a rajatabla la prosecución de ese compromiso.

LOS PILARES BASICOS

El gobernador recordó  en su mensaje en la DPV  que en el  Modelo Formoseño se  trazaron  cuatro pilares básicos de desarrollo, que fueron   caminos, energía eléctrica, comunicaciones y el manejo de los  recursos hídricos.

“Cuando nosotros explicábamos y hablábamos del Modelo Formoseño en aquellas épocas muchos nos miraban con recelo y desconfianza, pensando que era solamente la palabra de un político más, un político mentiroso más que se venía a expresar. Pero el tiempo nos dio la razón y mostro la contundencia del valor de la palabra. Antes fueron palabras, hoy son hechos, por algunos discutidos, pero son los menos. Son los que ya no creen en nada o creen en cualquier cosa porque creen en el presidente Macri”, expuso.

“Cómo será que creen-amplio- que todavía andan dando vueltas por el país (en la campaña electoral) cuando tenemos un pueblo con hambre, con desocupación, con pérdida del poder adquisitivo de los salarios”, expreso para subrayar que “ están recorriendo en estos 16 días que quedan con la intencionalidad de doblegar la voluntad del pueblo argentino, que ya se expresó el 11 de agosto y estoy seguro que dentro de 16 días, el 27 de octubre, va a ser mucho más contundente porque nada ha cambiado de la situación, al contrario, se ha agravado”.

En su crítica a los efectos de la política económica del presidente dio como ejemplo el hecho que hasta una firma como  Coca Cola tuvo que cerrar su planta en la provincia de Buenos Aire y hasta  la fábrica de cemento más importante, tal el caso de Loma Negra, que deja a miles de trabajadores sin el ingreso necesario ingreso para sostener a sus familias.

“¿Cuál sería entonces la razón para que el pueblo argentino cambiase su voto y quisiera cuatro años más de un Gobierno como el que vivimos? No es problema de ministros ni de cambiar personas. El problema fundamental del señor Macri es la política económica que él representa. Si nosotros no cambiamos la política no hay solución”, planteo y opinó.