Siguen en ejecución las obras trascendentales para la provincia

Compartir

El ingeniero Fernando De Vido, administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), aseguró la continuidad de las obras importantes para la provincia, luego de un breve receso impuesto por las festividades de fin de año.

En contacto con Agenfor, el funcionario provincial dijo que todas están a pleno, como por ejemplo la obra del Viaducto en la intersección de la Avenida Néstor Kirchner y Gendarmería Nacional, “que ha seguido con todos los trabajos y un buen ritmo de avance”, así también, la Autovía sobre ruta nacional N°11 que va desde General Mansilla hasta Tatané.

En ese orden, anunció que “ya se ha adjudicado la obra de la Autovía desde la Virgen del Carmen hasta el barrio Namqom”, detallando que incluye 4 puentes, 2 calles colectoras, el carril central y los distintos interconectores a las avenidas y los barrios, que demandará una importante inversión del Estado con grandes beneficios para el sector.

Dijo que con esa obra se busca lograr una interconexión a los barrios Luján, Juan Domingo Perón, Simón Bolívar, República Argentina, es decir a todo el sector norte de la ciudad, la obra contará con una rotonda que “también va preverá el acceso al barrio San Isidro”.

Explicó que además incluirá una rotonda para el Lote Rural 34 que beneficiará a todo ese sector comercial, y otra que llegará al barrio Namqom para dotar de movilidad y la interconexión que se necesita.

 Posteriormente se construirá la rotonda que va a permitir la interconexión de la ruta nacional Nº 11 y ruta nacional Nº 81, previendo la futura ampliación de la nueva Circunvalación.

En cuanto a la adjudicación, explicó que “es por convenio con Vialidad Nacional, ahora Vialidad Provincial ha adjudicado y elevamos todos los antecedentes, una vez aprobado todo el proceso administrativo, se adjudica y se inician los trabajos”.

Plan Cien Obras para Formosa

Sobre el Plan Cien Obras firmado entre el gobernador Gildo Insfrán y cada intendente municipal, reveló que “ya se han adjudicado e iniciado obras en distintas localidades del interior”, indicando que por ejemplo en Pirané se inició con la ciclovía y una estación de bombeo que permitirá optimizar el sistema de agua dulce.

Recordó De Vido que la localidad cuenta en la actualidad con una reserva de más de 2 millones de metros cúbicos, que proviene de desborde del rio Pilcomayo a través del sistema hidrográfico desarrollado por el Estado provincial, como así también la captación de las distintas precipitaciones.

Además, se está finalizando dos obras importantes que hace al sistema de reserva de agua dulce, se trata de ampliaciones de reservorios en General Güemes y San Martín 2, que duplicarán la reservas de este vital líquido, aprovechando el desarrollo del Río del Norte.

Rio Pilcomayo

En otro orden, comentó respecto al trabajo para mitigar los efectos del desborde del rio Pilcomayo, afirmando que “desde el gobierno provincial,  se han ejecutado correderas y distintas obras complementarias en los terraplenes para proteger a todas las poblaciones y comunidades de los departamentos Ramón Lista y Bermejo”.

En tanto, manifestó que  “la segunda quincena de septiembre, los desbordes del ese rio, fueron noticia en el sur de Bolivia y en el oeste de Salta, sin embargo en Formosa pasó casi desapercibido porque las obras ejecutadas y planificadas nos permitieron enfrentar estas crecidas normalmente inusuales para el mes de diciembre, que se anticiparon 45 días”.

Dijo que esta planificación provincial permitió que funcione bien el sistema y ya empezó a recargar el Bañado La Estrella y el sistema hidrográfico que nace en la obra hidrovial de la ruta provincial Nº 28.

 Remarcó que el trabajo “planificado y sistémico del gobierno de la provincia ha permitido enfrentar estos picos de crecida” y que “hayamos podido mantener los reservorios desarrollados a la vera de las rutas nacionales 81 y 86, abasteciendo las poblaciones urbanas”.

Al concluir, puntualizó que “tenemos más de 1.200 kilómetros en cauces y canales reactivados que abastecen a sectores productivos ganaderos y agrícolas con agua dulce, en una época donde el déficit hídrico es fundamentalmente marcado”.