Siguen en el interior los exhaustivos controles de salud a los escolares primarios

Compartir

Niños y niñas de las escuelas de Palo Santo beneficiados con los operativos programados.

El Gobierno de la Provincia, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, continúa intensificando el control de salud de los escolares que asisten al nivel primario en todos los rincones del territorio formoseño, por medio de operativos programados por los equipos de los centros de salud y hospitales.

De este modo, el hospital de Palo Santo puso en marcha amplias jornadas sanitarias que abarcaron distintas escuelas de su área de cobertura. En este caso, se trató de la EPEP 376 “Idelfonso Sánchez” y EPEP 517, de gestión pública y de la “Escuela Inmaculada Concepción” de gestión privada.

En las tres instituciones, a cargo de un equipo del hospital de la localidad, integrado por médico, enfermeros, odontólogos, vacunadores, fueron concretadas numerosas evaluaciones para relevar el estado de salud de los escolares de 1º, 3º y 6º. A su vez, se desplegó la aplicación de las vacunas de Calendario y de vacunas COVID. 

Desde la dirección del nosocomio informaron que fueron realizados controles antropométricos de peso y talla, más un completo examen nutricional. Esto fue complementado con mediciones de tensión arterial, temperatura, latidos y frecuencia cardiaca, a los que se sumaron otros específicos, teniendo en cuenta las edades y las condiciones específicas de salud de cada niño. 

Asimismo, fueron hechas las revisiones odontológicas y se dieron consejos a los niños para el cuidado de la salud bucodental, en especial insistieron en el cepillado correcto varias veces al día y en la visita periódica al odontólogo para detectar tempranamente las caries y cualquier problema de los dientes o de la boca en general.

Desde el servicio de inmunizaciones fueron chequeados los carnets de vacunación de cada escolar y aplicadas las dosis de vacunas faltantes, tanto para las del periodo de ingreso escolar, como las establecidas para los 11 años.

Así, entre los 5 y 6 años, recibieron: el primer refuerzo de la vacuna SALK contra la poliomielitis; la segunda dosis de vacuna triple viral que previene el sarampión, la rubéola y la paperas; el segundo refuerzo de la triple bacteriana celular que previene la difteria, la tos convulsa y el tétanos y la segunda dosis contra la varicela, incorporada al calendario este año, a partir del mes de marzo.

Mientras que para los chicos de 11 años fueron destinadas: la vacuna HPV (ambas dosis), Antimeningocóccica (dosis única), Triple Bacteriana Acelular (dosis de refuerzo) y Antiamarílica (dosis de refuerzo).

Igualmente, pudieron iniciar su esquema de vacunación los niños y niñas que aún no habían recibido la vacuna contra el COVID. También completar su esquema quienes debían aplicarse la segunda dosis de vacuna Sinopharm.