Siguen en el oeste los controles de salud para los niños en edad escolar

Compartir

En la oportunidad fueron realizados en la escuela primaria del barrio Obrero de Ingeniero Juárez.

Con el objetivo de garantizar el buen estado de salud en general y un adecuado rendimiento escolar, fue desplegado un nuevo operativo del Programa de Libretas de Salud escolar en la EPEP Nº 438, del barrio Obrero de la localidad de Ingeniero Juárez.

Los chequeos alcanzaron a los niños que asisten a 6to grado de esta escuela primaria wichí, de modalidad bilingüe y fueron llevados adelante, por un equipo del centro de salud del mencionado barrio.

Exámenes de la agudeza visual y auditiva; medición de peso y talla, tensión arterial, latidos y frecuencia cardiaca; revisión del estado bucodental; aplicación de vacunas, evaluaciones neuromotoras y otros chequeos pediátricos físicos y clínicos establecidos para esta edad, fueron algunos de los controles de salud efectuados a los escolares.

Los controles odontológicos fueron acompañados por una serie de consejos sobre hábitos saludables que contribuyen a mantener el buen estado de las piezas dentarias y de la boca en general. 

Con una breve charla, se repasó cómo debe hacerse el cepillado correcto, la importancia de visitar al odontólogo, al menos cada 6 meses, para que revise el estado de la boca; y se instó a los chicos a consumir alimentos saludables para fortalecer los dientes y evitar las caries.

Para complementar, fueron entregados kits de cepillos y pastas dentales, y fueron programados turnos en el centro de salud para los niños que requerían atención odontológica.

Virus del papiloma humano -HPV-

Desde la dirección del centro sanitario, informaron que además fueron aplicadas las dosis correspondientes al esquema de la vacuna HPV, destinada a prevenir desde edades tempranas el desarrollo del Virus del Papiloma Humano, asociado a los cánceres de cuello de útero, pene, vagina, boca y ano.

Los vacunadores recordaron que deben recibir esta vacuna, todas las niñas y niños de 11 años, con un esquema de dos dosis: la primera y luego, la segunda a los 6 meses. Aprovecharon la ocasión para explicar a los padres la importancia de que los chicos completen ambas dosis en tiempo y forma, con el fin de alcanzar su máxima efectividad y evitar, en la edad adulta, la transmisión del virus HPV a través de las relaciones sexuales.