Compartir

Que se extienden durante todo el mes de agosto, para alentar a las madres a dar la teta, asegurándoles así un crecimiento y una vida más sana a sus hijos

Durante el mes de agosto se llevan adelante en toda la provincia, tanto en la capital como en el interior, múltiples actividades vinculadas a promover la lactancia materna, las cuales se intensifican desde el 1 al 7, fecha en la que se conmemora la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Con acciones destinadas a las embarazadas, madres de niños lactantes, familias, equipos de salud y la comunidad en general, bajo el lema 2020 “Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano”, los equipos de los centros de salud y hospitales de todo el territorio, alientan a que los niños reciban alimentación por leche materna, desde los primeros minutos de vida para asegurarles un crecimiento y una vida sana.

Entrega de folletos y la proyección de videos alusivos en las salas de esperas, asesoramiento y consejería personalizados, además de charlas – talleres para madres lactantes en los consultorios de pediatría, obstetricia y nutrición, son algunas de las tantas actividades programadas por los equipos de los efectores sanitarios.

Asimismo, a través de las redes sociales y medios de comunicación masiva, los profesionales y agentes de salud, realizan la difusión de los innumerables beneficios que aporta “dar la teta” al sano desarrollo de los bebés y niños, como también a la salud de las madres; y la contribución que esta forma de alimentación milenaria y natural, trae al planeta y al medio ambiente.

En contexto de pandemia

Por su parte, debido a la actual situación de pandemia que atraviesa la humanidad y los cambios de vida que esto implica en las relaciones sociales e interpersonales, inclusive en las más estrechas como el vínculo entre madre e hijo, los equipos de salud, fomentan la lactancia materna en el marco de medidas que disminuyan el riesgo de contagio de COVID – 19.

Para ello, se brindan capacitaciones a los profesionales y charlas con modalidad de talleres, en las cuales se dan a conocer las nuevas normas de cuidado. Sin embargo, la principal recomendación es“alimentar al recién nacido y a los bebés con leche materna, de forma exclusiva hasta los 6 meses de vida, y de ser posible hasta los 2 años, incorporando otros alimentos a partir de los 6 meses”.

En tal sentido, se destacan en cada encuentro personal, y a través de las estrategias de difusión implementadas, que “los beneficios de la lactancia materna superan considerablemente a los riesgos potenciales de transmisión”; por lo tanto, alientan a continuar con esta práctica en el periodo de pandemia, tomando la precaución de cumplir con las medidas de higiene y respiratorias sugeridas.