Compartir

El contador y profesor universitario, Julio Svartz, fue consultado en torno a las negociaciones que lleva adelante el gobierno argentino ante el Fondo Monetario Internacional por la renegociación de la deuda externa. En ese sentido,  fue clave la noticia que se difundió el pasado jueves  donde en un comunicado el FMI señaló que “la deuda no es sostenible” y pidió “una quita importante a los acreedores privados”, con quienes el país también viene negociación nuevos plazos de pago.

El profesional, coincidió con la opinión del ministro de Economía, Hacienda y Finanzas de la provincia, Jorge Ibáñez, quien afirmó que reestructurar la deuda pública externa es “fundamental para la reactivar de la economía del país”.

Manifestó además, que el discurso dado por el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, en su visita al Congreso de la Nación, “fue muy claro” y tomó nota especialmente de sus palabras cuando pidió  “por un nunca más a un sobreendeudamiento, lo que significa poner un quiebre a las políticas económicas de los últimos cuatro años que fue pedir préstamos sin tener la posibilidad cierta de afrontar esos pagos”.

Agregando Svartz que el FMI es “corresponsable” porque “rompió las normas de su estatuto”. En el último préstamo solicitado por el presidente Mauricio Macri en el año 2018, “el FMI rompió las normas de su estatuto interno, al otorgarle al país un préstamo que representó  el 60% del total de fondos con los que dispone el organismo y a un gobierno que no contaba con capacidad de pago y que incluso ese dinero fue a la fuga de capitales”.

Y además con el agravante de que estos organismos de crédito que nacieron con otra finalidad  y “ahora lo que hacen es someter a los países sobreendeudados”, tal las palabras del Papa Francisco, quien viene condenando el capitalismo financiero que somete a los pueblos a través del hambre de millones de personas en el mundo.

Para profundizar sobre el tratamiento del endeudamiento argentino, Svartz denunció la “falacia” que quiere instalar la oposición de Juntos por el Cambio: “Con Mario Negri a la cabeza quieren imponer el relato en los medios de comunicación concentrados de que ese endeudamiento se gestó con el kirchnerismo y ocultan lo que hizo Macri. Lo cual es totalmente mentira porque  hasta el 2015 el país experimentó una etapa de desendeudamiento donde incluso  del total, el 15% era en moneda extranjera y el 85% en pesos. La situación es totalmente  distinta ahora  es el 80% en dólares  y el 20% en pesos”.

Con el agravante dijo Svartz que “el país no cuenta con esos dólares para pagar su deuda y únicamente los puede obtener de manera genuina a través de la exportación de alimentos o de servicios”, añadiendo que es justamente lo que Martín Guzmán reafirmó con relación a la posición argentina que “tiene voluntad de pago, pero primero el país tiene que crecer para afrontar sus compromisos”.

Para este año, indicó Svartz, Argentina tiene vencimientos de pago por más de 60 mil millones de dólares, entre obligaciones de capital e intereses, que “es imposible de pagar en este escenario de catástrofe social y económica”, enfatizó, categórico. Por eso, fue tajante en señalar de que el único camino posible es “renegociar los plazos de pago de la deuda externa y así plantear medidas económicas de reactivación”.

Fundamentó que ese camino ya se inició con las medidas  de otorgar una suma extraordinaria a los jubilados que fue en los meses de diciembre y enero, al igual que  a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), otra medida fue  el congelamiento de los servicios públicos, que irán reactivando “poco a poco consumo”, agregando lo positivo de la ocupación turística en este verano 2020 fue casi total en las ciudades más importantes del país.

Y finalmente, otra de las medidas que celebró es el plan contra el hambre que llegará a más de dos millones de argentinos a través de la Tarjeta Alimentaria “que permite que la gente pueda tener un plato de comida en su casa” y para el sector empresario elevar las ventas nuevamente.