Compartir

Desde el ministerio de Desarrollo Humano provincial se dio a conocer detalles de los talleres de musicoterapia que se realizan semanalmente en el hospital de Día de Neurociencia y Salud Mental, y que está dirigido a pacientes que acuden diariamente a dicho servicio.

Estas actividades, como todas las realizadas diariamente, forman parte de la variada oferta que brinda este hospital a sus pacientes internados como a los que siguen tratamientos ambulatorios.

Desde el mencionado Servicio destacaron que la actividad “está concebida como un espacio enfocado a la salud espiritual y terapéutica, cuyos objetivos son: proporcionar un espacio terapéutico, fortalecer valores mentales y espirituales, interactuar a través de los diversos recursos con la finalidad de poner en práctica lo aprendido en el taller y afianzar hábitos saludables.

Este taller se realiza todos los miércoles en horas de la mañana; es llevado adelante por el Capellán del hospital de Día, psicopedagogos y acompañantes terapéuticos. Comprende los propósitos de detectar sintomatologías propias de sus patologías para sumar información al equipo, captar quiénes de los participantes tienen afinidad artística musical para potenciar y motivar la ejecución de un instrumento, pulir la expresión musical, componer una canción, desarrollar la expresión escrita musical, lograr concretar la autoría de un tema musical, entre otros propósitos.

Los coordinadores de la experiencia se refirieron en la ocasión a las distintas oportunidades que se brindan desde la organización institucional, tanto a jóvenes como adultos, que semanalmente participan en los diferentes talleres.

Detallaron que estas actividades “facilitan el desarrollo de las posibilidades expresivas-comunicativas; la capacidad de la observación y la exploración del propio cuerpo y la voz; así como la autovalía, el desarrollo personal, la interacción social y la ampliación de sus experiencias sociales, culturales y artística”.

Además, “la modalidad de taller es una excelente oportunidad para revisar, revisitar y recrear representaciones sociales, favoreciendo la producción de recursos simbólicos de cada uno y la construcción de lazos sociales alejados de estigmas, estereotipos y paternalismos”.

“Desde esta perspectiva –señalaron–, la propuesta consiste en brindar talleres que actúan como dispositivos grupales y comunitarios, como forma de extensión a la comunidad y a los pacientes”.

Articulados entre sí, son concebidos como “espacios institucionales de juego, aprendizaje compartido y creación colectiva”, con actividades vinculadas a la cultura para la promoción de la salud mental, y la inclusión social.