Compartir

La Tecnicatura Superior de Músico Social es una más de las ofertas académicas gratuitas que ofrece la Dirección de Educación Superior dependiente del Ministerio de Cultura y Educación. Surgió en el año 2016 en base a un convenio firmado entre el Gobernador de la Provincia y la Fundación Música Esperanza. Tres años de trabajo, tanto de su director, Prof. Roberto Túbaro, y de su equipo de profesionales, preparando instrumentistas de excelencia, como es el caso de Lautaro Fernández, un estudiante de segundo año que fue seleccionado para participar del festival Septiembre Musical Tucumano 2019, en donde fue elegido como el mejor músico entre todos los artistas invitados.

La carrera no busca formar profesores de música, sino instrumentistas que hagan música de manera viva y activa en las distintas áreas y géneros, desde el estilo popular hasta loacadémico.Con una duración de tres años dentro de su programa educativo se abordan asignaturas, talleres y seminarios que tienen que ver con la especialidad musical, otras de carácter general o de prácticas profesionalizantes. Dentro de las materias específicas se encuentra “Instrumento Principal”, y pueden elegir: violín, viola, violoncheloy contrabajo. Además,como asignatura complementaria: guitarra.

Este año, uno de sus estudiantes, tuvo la oportunidad de mostrarle al país su talento y la preparación que recibe en el instituto formoseño “Oscar Alberto Albertazzi”. Se trata de Lautaro Fernández de 19 años de edad que se encuentra cursando el segundo año de la tecnicatura y hace un poco más de tres que estudia violín, el instrumento que eligió para que sea su compañero en este hermoso destino que está emprendiendo: ser instrumentista de excelencia. “Mandamos un video de Lautaro para participar en “Septiembre Musical Tucumano” que es el festival más importante que hay en el país en cuanto a la música académica y popular, fue aceptado como alumno activo y fuimos. Dentro de este evento se realizó el “Festival Mintz”.

Lleva ese nombre en homenaje a Shlomo Mintz, que fue y es el violinista número uno a nivel mundial y todos los años en San Miguel de Tucumán, junto a un equipo, realizan clases magistrales. Lautaro no sólo tuvo la oportunidad de aprender de los mejores maestros a nivel internacional, sino que fue el único argentino seleccionado para participar en el concierto de cierre. Además, entre los tres violinistas elegidos fue distinguido como el número uno”, comentó con expresión de orgullo y emoción, el director Túbaro.

Agregó: “La obra que le asignaron tocar en el concierto final ya la habíamos trabajado, pero uno de los maestros le indicó que modifique uno de los pasajes. Se lo dijeron el jueves a la noche y la actuación era al otro día al mediodía. Entonces, esa noche practicó en el hall del hotel hasta la madrugada y al otro día, lo logró”. Además, añadió que Lautaro estudia entre 6 y 8 horas diarias en su casa y hay días que más. “Ahora estamos trabajando en diseñarle su carrera paraque aprenda durante los años de estudio que le quedan todo el bagaje mecánico, musical y expresivo para prepararlo y que siga su camino. Soy profesor hace 44 años y tengo alumnos por distintas partes del mundo, pero pocas veces me ha sensibilizado y emocionado tanto al escuchar tocar a alguien. Con Lautaro sentí ganas de llorar de emoción y satisfacción, sobre todo por la serenidad y tranquilidad que tiene al afrontar los compromisos. Estoy seguro que cuando sale a un sitio a tocar tiene las condiciones dadas para mostrar todo lo que sabe. Eso es producto de su propio trabajo”.

Este ejemplo es uno de los resultados de la Tecnicatura en Músico Social, que forma artistas a través de su amplio programa curricular. “Cuenta con una serie de materias en las cuales aprenden a leer, escribir y a hacer arreglos musicales.

También,hay otras asignaturas y talleres que les permiten realizar proyectos de gestión artísticas orientadas a la música. Dentro de las Prácticas Profesionalizantes hemos creado la Orquesta de la Tecnicatura y con otros grupos, hemos realizado una serie de actividades que van desde, tocar en la plaza, colegios, en entidades sociales, en distintos núcleos de los servicios de las unidades carcelarias: 1, 6 y en la Alcaldía de mujeres y distintas localidades del interior provincial”, dijo el director.

La “Orquesta de la Tecnicatura” tuvo su origen en los Cursos Internacionales de Música de Cámara de los años 2016 y 2017, por iniciativa del Mtro. Roberto Túbaro; convirtiéndose en un organismo permanente dentro de la Carrera, a partir del año 2018. Está integrada por alumnos de la Tecnicatura y su repertorio exclusivo está conformado por obras clásicas y populares. Para solicitar su participación, el pedido pueden hacerlo en la institución de la carrera que se encuentra funcionando en la EPES N°54 “Gobernador Juan José Silva”, al correo electrónico: musicosocialformosa@gmail.com o bien al celular: 370 474 9515. Allí también pueden consultar sobre la inscripción para la Tecnicatura que ya se encuentra abierta y que se extiende hasta el inicio del ciclo lectivo 2020.

Es importante resaltar que además de la oferta académica y de la Orquesta, este espacio cuenta con una “Cátedra Abierta”. Está orientada a aquellas personas que ya tienen experiencia en algún instrumento y desean perfeccionar sus habilidades. Para ello, sólo deben inscribirse. También tienen una extensión infanto juvenil para chicos de 8 a 12 años.

Después de un breve recorrido de la riqueza que esta carrera deja a la cultura y a los estudiantes formoseños, es importante reflexionar sobre lo valioso que es que una provincia cuente con un sistema educativo de esta magnitud, en donde el aprendizaje es libre y gratuito, con profesores que enseñan con vocación, contagiando la alegría y el amor por la música a cada estudiante formoseño que eligió formarse allí. Lautaro es el ejemplo real de la excelente preparación con la que cuenta esta carrera, pero no hay dudas de que,debido al trabajo de los profesores, tanto en lo técnico como en lo emocional, habrá muchos Lautaros más.