Compartir

Dentro del amplio despliegue del Comando de Emergencia Provincial en torno al plan de contingencia activado a partir del exceso hídrico generado en diferentes zonas de la provincia, ya sea por lluvias extraordinarias o avance de riadas de cursos desbordados, está la de asistir con todo lo necesario para que se mantenga el dictado de clases. Y sobre todo a partir de escenarios complejos que se generan en poblaciones ribereñas e isleñas, como también en franjas rurales de diferentes regiones del territorio.

“Cada caso es monitoreado permanentemente y se actúa con la premura que requiere, donde la coordinación con los municipios de la jurisdicción, fuerza policial y delegados zonales es fundamental”, se explico. Incluso fue señalado que “tenemos docentes residiendo en el mismo lugar donde presta servicios, a quienes con embarcaciones o transportes especiales se los asiste en la provisión de todo lo necesario para mantener el servicio nutricional y en sus tareas pedagógicas”.

Fue ponderado como la “solidaridad” aflora en toda su dimensión en estos momentos, señalándose como ejemplo el casi centenar de estudiantes paraguayos de la escuela y colegio “Carlos Antonio López” de la zona de Beterete Cué (departamento de Villa Hayes) han relocalizado su establecimiento en el barrio clorindense de 25 de Mayo.

En su improvisado establecimiento ondean las banderas de Argentina y Paraguay, y desde temprano llegan a territorio argentino en canoas para asistir al dictando clases hasta tanto el agua les permita regresar. No se trata de la primera vez que les pasa algo similar, es el cuarto año que son acogidos en Clorinda.