Compartir

El ministro de Gobierno, Jorge Abel González, pondero el fuerte compromiso comunitario en la seguridad pública, que sostuvo esta “cimentada y garantizada” en las políticas de justicia social que encarna el gobernador Gildo Insfrán.

Lo afirmado fue en el marco de la emotiva ceremonia donde los vecinos del barrio Guadalupe testimoniaron a policías de la subcomisaria “Enri Omar Alvarenga” del lugar e incluso al propio ministro González y la plana mayor de la fuerza encabezada por el jefe policial, comisario general Walter Arroyo.

Justamente se reunieron en la misma dependencia que tiene jurisdicción además en barrios como el Fontana y Covifol, para destacar a la máxima conducción política e institucional de la policía provincial y la subcomisaria del lugar dado el “fuerte compromiso social demostrado en todo este tiempo y que permitió revertir focos de inseguridad en ese populoso sector de la ciudad”.

Las familias al hablar dijeron que el reconocimiento a la labor de la subcomisaria “Enri Omar Alvarega” estaba fundada en su tareas de “velar por la seguridad de las familias”, destacando que la misma “logro disminuir notablemente hechos delictivos, sobre todo hurtos y robos, algo que familias y comercios en general lo reconocemos con estas placas, medallas y diplomas”.

El ministro González dijo sentirse “sorprendido gratamente” por el reconocimiento que le otorgaron los vecinos, y que “el acto era todo un símbolo de la conjunción entre la labor policial y su comunidad”.

“Esto no sucede por generación espontanea, sino producto de un trabajo permanente de asumir que la construcción de la seguridad pública es una construcción colectiva y no un mero hecho policial.

Para esto confluyen muchas acciones del estado y de la ciudadanía, dado que sin la participación de los vecinos no es posible llevar adelante ninguna seguridad pública”, explico.

Considero que “este acto trasciende en su relevancia los límites jurisdiccionales de esta dependencia policial, porque in forma a la institución del verdadero sentido de una policía comprometida con su pueblo: En particular de la Policía de Formosa con el pueblo formoseño”.

Significo el ministro que “es parte de un proceso que nos planteo el gobernador Insfrán”, recordando que a poco de asumir y junto a la plana mayor policial se reuniera con el titular del PEP y este dijera: “Yo les voy a quitar un peso de la mochila, la Policía de Formosa no es quién garantiza la paz social, la cual es garantiza con políticas activas a favor de los formoseños”, evoco, afirmando que “es cierto el rol fundamental de la Policía provincial, pero la paz social solo la podremos construir si tenemos vigente la justicia social. Y esto es el resultado de ese proceso histórico político que venimos desarrollando a partir del modelo formoseño”.

Entendió que “la conjunción de vecinos y policía es el encuentro de la familia, porque cada uno de los hombres y mujeres que viste con mucho orgullo el uniforme policial, no son más que hijos e hijas de una familia de Formosa, por lo que cultivan los mismos valores de la comunidad”.

Expuso finalmente que “el reconocimiento a cada efectivo policial de esta dependencia es además un reconocimiento a su familia, quien contiene a cada uno para que pueda desarrollar su tarea, dándole animo, esperanza y, fundamentalmente la seguridad de su firmeza en acompañarlo en cualquier circunstancia, incluso en lo más preciado que es dar la propia vida en cumplimiento del deber”.