Compartir

A poco más de 100 kilómetros de nuestra capital, se ubica una de las cuencas frutihortícolas más importantes de la provincia de Formosa. Las localidades de Laguna Naineck, Riacho He Hé, Laguna Blanca y sus colonias aledañas como Palma Sola, Paraíso y San Juan, configuran el diseño productivo de una región que, campaña tras campaña, se afianza a partir de un esquema altamente diversificado en la producción de alimentos, dinamizando a las comunidades y su territorio de influencia. 

La producción “tomatera” es una actividad que, desde hace varios años, refleja el trabajo de más de 200 familias de productores paipperos que habitan dicha región y que han integrado el concepto de diversificación productiva a una nueva forma de trabajar sus chacras, de manera organizada y en comunidad.

“Esta producción diversificada que caracteriza a las distintas cuencas productivas ya existentes en Formosa y a aquellas aún en formación, visibiliza el fuerte y permanente acompañamiento del Gobierno Provincial a través de acciones concretas e integrales, enmarcadas por el PAIPPA y orientadas principalmente al bienestar de los pequeños productores y sus familias”, resaltó Raúl Quintana, ministro de la Producción y Ambiente.

“Desde este abordaje integral, -destacó – se sigue avanzando en el trabajo junto a los productores paipperos atendiendo requerimientos específicos del ciclo productivo del tomate, siempre en sintonía con las buenas prácticas agrícolas para garantizar la calidad e inocuidad de los alimentos que se producen en nuestra provincia”.

Continuó explicando que la semana pasada se avanzó en una nueva etapa del ciclo del cultivo mediante la aplicación de fertilizante a cada uno de los lotes, acción que significó una importante inversión por parte del Gobierno Provincial con aportes no reintegrables (ARN) como parte de la asistencia técnica integral en un trabajo conjunto con los municipios en la preparación de suelo, el aporte en semillas y productos fitosanitarios del MPyA.

Resaltó que estas acciones tienen como objetivo fortalecer a la CRO (Comunidad Rural Organizada) con la generación de oportunidades, implementando acciones de Gobierno precisas en un círculo virtuoso de organización, integración y bien común, tal como se concibe con el Plan Nutrir, como alternativa de comercialización de productos de calidad nutricional que llegan a la mesa de las familias formoseñas más carenciadas. 

“Nuestro accionar de políticas constantes y activas se orienta exclusivamente al productor y su familia considerando de manera permanente los diversos factores y las distintas variables que puedan interactuar en cada escenario, como sucede con las economías regionales cada vez más complicadas por los desaciertos de las políticas instrumentadas desde el Gobierno Nacional en estos últimos años”, expresó y al mismo tiempo señaló que “Formosa, a través del Modelo Formoseño planificado de manera estratégica por el Dr. Gildo Insfrán, mantiene un esquema organizado y fortalecido en cada una de las economías que movilizan a los pueblos y parajes formoseños”.

Como ejemplo concreto, el ministro destaco el sostenido apoyo del Gobierno Provincial a pequeños y medianos productores de zapallos, sandías, melones, bananeros, de mandioca, batata, a productores bovinos, caprinos, de granjas porcinas y avícolas, a productores tamberos, apicultores, forestales y de agricultura extensiva, con el cultivo de cereales y oleaginosas como el maíz, porotos, sorgo, algodón entre otros.

Recalcó finalmente la importancia del aporte que hacen los paipperos y medianos productores con su trabajo en las chacras porque impactan fuertemente en el movimiento económico de cada localidad o colonia, a través de las despensas, las verdulerías, ferreterías, casas de electrodomésticos, buloneras, gomerías, incluyendo la generación de mano de obra y puestos de trabajos, aspectos claves teniendo en cuenta la coyuntura impuesta por el Gobierno Nacional que nos afecta a todos.