Compartir

Dado que la secretaría de Energía de la Nación se apresta a reglamentar la posibilidad de que las estaciones de servicio tengan surtidores destinados al autoservicio de combustibles, esto es, que los clientes se carguen el combustible solos, sin la presencia de playeros, esta medida ya ha generado un fuerte rechazo por parte de los estacioneros de todo el país.

En Formosa el Defensor del Pueblo Dr. José Leonardo Gialluca se reunió con el Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio de Formosa (SOESGyPE Formosa), Humberto Sergio Rivas, haciendo entrega este último al funcionario provincial un anteproyecto de Ley sobre “Prohibición de Autoservicio en Estaciones de Servicio y cualquier otra boca de expendio de Combustibles”, presentado por ante la Honorable Legislatura Provincial,ypor el cual se busca la aprobación de una normativa que prohíba en nuestra Jurisdicción la modalidad de autoservicio para el expendio de combustible liquido o gas en sus versiones GLP (Gas Licuado de Petróleo) o GNC (Gas Natural Comprimido) o GNL (Gas Natural Licuado) en todas las estaciones de servicio autorizadas para funcionar en nuestra provincia, eximiéndose únicamente aquellas instalaciones destinas al abastecimiento de combustibles para aeronaves.

Si bien en otros países es un sistema que ya existe, en Argentina se encuentra prohibido por ley en la provincia de Buenos Aires y La Pampa y en ciudades como Mar del Plata se ha implementado,“el primer delivery de combustible dentro de un radio prestablecido, solamente con nafta Super, mediante un camión especialmente acondicionado por un Ingeniero que se adapta a todas las normas de seguridad existentes y las homologaciones obligatorias, creando una App denominada “Varacalli Energy” única en la Argentina, la cual no ha tenido buena aceptación en los usuarios sobre todo en los adultos mayores, que no la entienden y además a esto se le suma que siempre, “están los vivos que pretenden sacar provecho de la nueva tecnología” (funciona descargando la aplicación, donde se le pide al usuario número de teléfono, datos personas, marca del vehículo, color, tipo, y patente. Luego deberá ingresar a la zona donde se encuentra la “App” y debe elegir la cantidad de litros a cargar -el mínimo es de 20- o una cantidad de dinero que se puede pagar con tarjeta de crédito o débito), siendo hoy una iniciativa familiar.

Más adelante, Rivas, fue preciso al señalar que actualmente existen unos 530 trabajadores del rubro en todo nuestro territorio provincial y cerca de 40 estaciones de servicio funcionando, por lo cual, frente a la situación económica que se vive, lo principal hoy es preservar los puestos de trabajo, además alertó sobre posibles problemas de contaminación de los automóviles al cargarse erróneamente diferentes carburantes, accidentes con los usuarios producidos por distracciones y falta de seriedad con la que nos manejamos al momento de manipular un producto altamente peligroso.

A esto se le suman los impactos ambientales negativos que no se producen actualmente, pues existe una atención personalizada en cada estación de servicio por los playeros y nada debe dejarse librado al azar toda vez que la ubicación geográfica de nuestros surtidores se encuentra en zonas residenciales, lo que hace que un accidente pueda traer consecuencias devastadoras. La contracara de todas estas situaciones antes descriptas, son rechazadas por la Secretaría de Energía de Nación y por las petroleras, que consideran al autoservicio como un sistema que permitiría a los usuarios un importante ahorro de tiempo, sobre todo si a la metodología de carga se le adiciona la posibilidad de pagar electrónicamente.