Compartir

Al referirse a la reciente gira realizada por comunidades del noroeste del territorio, el diputado Antonio Taboada opinó que “al gobernador se lo vio gratificado, contemplando la realidad de esos apartados lugares y , seguramente, comparándola con sus propios sueños de transformarla que tuvo cuando la conoció en la década del 80”.

Hizo notar que el propio Gildo Insfrán en sus discursos se encargó de revelar la precariedad de esas regiones y las limitaciones de sus habitantes, en su mayoría criollos, para confiar en una evolución económica y social porque estaban radicados en parajes totalmente desvinculados del resto de la provincia.

“Recuerdo que en esas primeras incursiones en las que el clima, sea el intenso frio o el calor, la geografía, con guadales y terreno que mostraba los efectos de la sequía o los desbordes del bañado La Estrella, dormía con sus acompañantes en los vehículos en los que viajaban o en la casa de algún poblador generoso porque , por entonces, a nadie conocían”, evoca.

Dijo Taboada que el propio Insfrán contaba como eran detenidos en los caminos de la zona por criollos que arreaban animales o se movilizaban a caballo y que en los diálogos que mantenía con ellos se enteraba de la cruda realidad de esas regiones y que les había prometido que de asumir responsabilidades públicas como consecuencia de su militancia política, se encargaría de encarar la transformación de esa zona partiendo de su necesaria integración con el resto  del territorio.

“En este viaje se acordó de algunos viejos pobladores que ya fallecieron y otros que están enfermos o muy ancianos, aunque también con sus hijos y nietos que lo conocen por la cantidad de veces que regresó Gildo a la zona para ir respondiendo a las necesidades básicas y a los servicios esenciales”, apuntó.

En ese sentido, destacó la sinceridad de los pobladores que hablaron en los actos y que relataron las razones del adelanto: rutas pavimentadas, interconexión eléctrica, red de fibra óptica, centros de salud, modernas escuelas, agua potable , manejo de los recursos hídricos con la obra hidrovial de la ruta 28 y el impacto de los programas de desarrollo agropecuario.

“No son muchos los que se pueden dar el gusto que se dio el gobernador: contemplar el fruto de su compromiso con los habitantes y ver como la transformación, desde la integración territorial, también ha incidido en su calidad de vida y en sus ansias de progreso”, manifestó.