Compartir

La acumulación de agua y las altas temperaturas generan las condiciones propicias para que se desarrolle el mosquito vector del dengue. Se insiste a los vecinos en descacharrar para eliminar criaderos del insecto, tratar adecuadamente distintos tipos de recipientes y evitar la picadura de mosquitos

Desde el ministerio de Desarrollo Humano se recomienda que luego de cada jornada lluviosa “tomarse un tiempo del día y recorrer la casa, patio y alrededores para concretar las medidas preventivas difundidas a fin de evitar la proliferación de mosquitos”.

Y recalcaron que “Todos podemos cumplir con estos cuidados preventivos, porque son medidas sencillas que, básicamente, consisten en eliminar los objetos o restos que puedan convertirse en criaderos de mosquitos; tapar herméticamente o dar vuelta todo recipiente que pueda acumular agua;  limpiar las canaletas, rejillas y sumideros; desmalezar  patios, jardines y veredas; cambiar diariamente el agua de los floreros y bebederos de animales”, entre otras.

Al mismo tiempo reiteraron que la especie de mosquito que actúa como vector de las enfermedades del dengue, zika y chikungunya tiene hábitos domiciliario, es decir que se reproduce en nuestras casas porque se alimenta de la sangre de las personas para poder vivir y desarrollarse”.

Un criadero -detallaron los expertos- no es solo un balde, una lata o un envase que queda a la intemperie en el fondo de casa. “También puede funcionar como tal un juguete, una tapita o una cáscara de huevo o cualquier espacio natural de forma ahuecada”.

El mosquito hembra pone sus huevos en las paredes de cualquier tipo de estos recipientes, sean grandes o pequeños, por eso “eliminarlos si no se utilizan o tratarlos adecuadamente si se usan a diario es una de las principales medidas para evitar criaderos”, aseguraron.

 

Otras medidas

 

Desde la cartera sanitaria provincial, citaron además otras medidas que deben acompañar simultáneamente al descacharrado y cuidado de los recipientes. Entre ellas subrayaron: no tirar basuras en los baldíos ni lugares contiguos a la vivienda, limpiar las canaletas de los techos para evitar que se estanque el agua de lluvia.

Igualmente debemos: rellenar con arena los neumáticos que no tengan utilidad para que no acumulen agua o guardarlos bajo techo, impidiendo que junten agua limpia; cortar la maleza del patio y de las cercanías de la casa y rellenar los huecos que se encuentren en la tierra y en los árboles; lavar frecuentemente con agua hirviendo las paredes de las rejillas internas de la casa para eliminar los huevos

del mosquito que se hayan alojado.

Por otra parte, es necesario aplicar repelente cada dos o tres horas sobre la piel expuesta para evitar las picaduras, especialmente si se permanece al aire libre en las horas de mayor actividad de los mosquitos que son al amanecer y al atardecer. Se deben colocar también telas mosqueras en puertas y ventanas para evitar su acceso al interior de la vivienda y usar mosquitero durante las horas de sueño. La aplicación de insecticidas de uso doméstico (aerosol, espiral, tabletas, spray) también se aconseja para ahuyentarlos.