“Un niño bien alimentado piensa mejor y es capaz de aprender mejor”, sostuvo Listel

Compartir

Con el inicio de ciclo 2022, muchos interrogantes y preocupaciones se hacen presentes, entre ellos, qué alimentos darles a las niñas y niños para que consuman durante el horario escolar.

Al respecto, la nutricionista Daniela Listel, se refirió al tema y dio unas breves recomendaciones a tener en cuenta. Según datos recabados por AGENFOR, la profesional insistió en remarcar que la “organización de qué vamos a comer, es el secreto”.

Primeramente, apuntó en contra de todos los alimentos empaquetados, explicando que “su consumo terminan enfermando”, enumerando que pueden producir “presión alta, diabetes, obesidad infantil”.

En este último, hizo hincapié informando que “es un problema a nivel país” y se mostró preocupada al aseverar: “Produce, no solo trastornos físicos, sino también emocionales que hasta pueden derivar en bullying y sabemos que esto es algo muy reciente y que hace mucho daño”.

Seguidamente, informó que la mala alimentación “influye mucho en el desarrollo neurocognitivo del niño”, explicando que “uno bien alimentado piensa mejor y es capaz de aprender mejor”.

En esta línea, sostuvo que “el desayuno” es muy importante y que aquellas niñas o niños que no lo hacen, que a media mañana al sentir hambre sin darse cuenta terminan consumiendo gaseosas, papas fritas, sándwich de fiambres, tutucas, golosinas”.

Explicó que estos productos “contienen una azúcar simple que tiende a inflamar mucho y predispone principalmente a la persona con diabetes”.

Respecto a esta patología, Listel informó “que es una enfermedad crónica, no transmisible que no tiene cura y que es independiente de la edad”.

“Podes desarrollar una diabetes a los 5 o 50 años y puede tener que ver más que nada con los malos hábitos alimentarios o el sedentarismo”, manifestó.

Es por ello, que insistió en remarcar. “Debemos empezar por casa, educando a nuestros niños a hacer el desayuno, que es un hábito que cuesta, pero que previene que a lo largo de la mañana se consuma algo que no aporte absolutamente nada saludable, más que calorías vacías”.

Para cerrar, aconsejó: “Menos paquetes, más comida natural. Comamos frutas, verduras, yogures, frutos secos. Opciones hay muchas, solo es una cuestión de abrir la mente y  organizar e inculcar en la casa a que todos se alimenten de la misma manera”.