Compartir

Tras el receso invernal, las clases volverán a ser presenciales en nueve delegaciones zonales de la provincia de Formosa. Serán 15 escuelas de modalidad EIB, un total de 500 estudiantes.

El coordinador provincial de Educación Intercultural Bilingüe (EIB), profesor Adrián Aranda explicó que en lo que refiere a esta modalidad, que incluye los tres niveles educativos, es decir, inicial, primario y secundario, regresarán a las clases presenciales las zonas de menor población aborigen de la provincia.

En este sentido especificó que a partir del lunes 26 de julio volverán a las aulas alrededor de 500 estudiantes, de unas 15 escuelas en total, recordando que el retorno “será gradual y progresivo e irá involucrando a más unidades educativas a medida que las condiciones sanitarias lo permitan”.

En una entrevista con la Agencia de Noticias Formosa (Agenfor) expresó que esta presencialidad cuidada será respetando los protocolos sanitarios implementados desde el Ministerio de Cultura y Educación.

Destacó que para transmitir a las familias los cuidados y protocolos a seguir, desde el año 2020 se inició un arduo trabajo referido a brindar información sobre las medidas de prevención del COVID19, en las lenguas Wichí, Qom y Guaraní, lo que incluyó actividades concretas con los estudiantes con el objetivo de comprender la importancia de cuidarse y cuidar al otro, pero también asegurarse de que “la información llegue en las lenguas que ellos hablan y utilizan frecuentemente, de manera precisa, segura, confiable y sea comprendida” resaltó.

Y avanzó en señalar que, en el acompañamiento pedagógico durante las clases a distancia fueron de total importancia los cuadernillos elaborados desde el Ministerio de Cultura y Educación, que integraban los contenidos prioritarios de cada una de las áreas curriculares, incluidas las lenguas indígenas, enfatizó.

Además de, continuó, todas las herramientas que los docentes fueron adecuando de acuerdo a la realidad institucional de cada caso.

Con respecto al servicio nutricional “copa de leche y comedor escolar”, que nunca fue interrumpido, ya que esta asistencia a las familias constituye un pilar fundamental dentro de la planificación del Gobierno de la Provincia de Formosa, remarcó que se garantizó a través de la modalidad “viandas”.

Por eso, a partir de ahora, luego de varias reuniones con los directores de cada escuela, se pasará este servicio al “plato servido”, manifestó, agregando que de esta manera se pretende avanzar paulatinamente y cobrar una dinámica con los estudiantes presentes, para adaptarse a esta nueva situación que plantea la pandemia.

“Tendremos un tiempo de transición entre la no presencialidad y la presencialidad, donde los estudiantes, las familias y los docentes encontrarán entre todos un nuevo modo de estar en la escuela con todos los cuidados necesarios” reflexionó.