Compartir

La Universidad Nacional de Formosa (UNaF) sigue sumida en un contexto de elecciones fraudulentas, hechos de violencia, irregularidades, persecución a estudiantes, docentes y no docentes y agresiones a trabajadoras.

Desde el bloque “Reconstruir UNaF” y la Asociación de los Trabajadores ATUNF continúan llevando adelante férreas acciones para encauzar la institucionalidad y que funcionen los cuerpos colegiados.  

El licenciado Diego Ortiz, docente de la Facultad de Recurso Naturales, denunció que “para tener una idea de la magnitud del problema, en lo que va del año, el rector Augusto Parmetler ha sacado más de 1.000 resoluciones a sola firma. Sin control”

En ese sentido, aseguró que “eso atenta contra cualquier Gobierno democrático de una Universidad pública porque asume el rol de dueño y lo sigue haciendo”.

Recordó que las denuncias están realizadas y ya tienen un camino en esa instancia, agregando que “fuera del ámbito judicial nos encargamos de que otras Universidades Nacionales conozcan el caso de Formosa, al igual que las autoridades del Ministerio de Educación de la Nación que tienen la obligación de resguardar el cumplimiento de la Ley de Educación Superior”.

Indicó que se suman otras acciones, mencionando que “hacer partícipe no sólo a la comunidad universitaria, sino también al pueblo de Formosa de poder contarles la verdad”.  Apuntando que “hay que decir, la Universidad utiliza pauta publicitaria en medios locales para mentir”.

Y agregó que “lo que, en cabeza de un rector de una Universidad Nacional, es un hecho de suma gravedad, porque se supone que es una casa de altos estudios, podrá tener una postura ideológica o de opinión, pero de ahí a mentirle al pueblo, hay un paso muy grande”.

“Hace tiempo que nos hemos declarado en asamblea permanente y en resguardo de la gente que todos los días tiene que ir a trabajar, personal administrativo con distintas funciones, y también de las autoridades”, señaló Ortiz.

Advirtiendo que “porque acá, no va a faltar mucho tiempo para que en su política de avasallamiento institucional, el Rector Parmetler pretenda sacar del cargo a las decanas de las Facultades de Recursos Naturales y Ciencias de la Salud, Ilda Villalba y Liliana Martínez, respectivamente”.

“Ahora van por todo”, expresó, denunciando que “porque así como echaron a los consiliarios superiores a sola firma, van a hacer lo mismo con los docentes que no comulguen con sus ideas y todo es con la fuerza de la patota”.

A su vez, el secretario general del gremio no docente ATUNF, Milcíades Olmedo, reprobó que la gestión de Parmetler “hace todo por izquierda y con amenazas permanentes”. Y alertó que “al campus universitario es imposible ingresar, hay amenazas e insultos por parte de patotas pagadas por el rector y apuntan en especial a las compañeras de trabajo”.

“Estamos en plan de lucha constante por esta situación”, enfatizó categórico y lamentó que “la Cámara de Apelaciones de Resistencia está actuando para una sola parte, porque hemos presentado todos los instrumentos legales para avanzar sobre la cuestión de respeto a la ley, las normas, el estatuto universitario y la Ley de Educación Superior”.

“No se practica el cogobierno en la UNaF, es una ilegalidad. No es una Universidad, porque ni un club de barrio actúa de esa manera, ya que tiene una democracia dentro de él”, condenó. 

Asamblea trucha

Además ambos rechazaron de manera contundente la Asamblea Universitaria ilegal realizada recientemente donde Parmetler se autoproclamó rector reelecto, mientras que Vicente Emilio Grippaldi fue “nombrado” como vicerrector.

“La Asamblea fue adelantada diez meses por un supuesto brote de COVID-19 que va a venir en el 2022 –ironizó el licenciado Ortiz-. “Se ve que esta gente tiene poderes de adelantarse a lo que va a pasar. Que no nos extrañe que dentro de tres meses hagan la elección del 2.025 por alguna enfermedad, así que han superado el límite de lo increíble”, aseveró.

Sumó además que “se desarrolló un día viernes, feriado nacional y se proclamó a los ‘electos’ un día lunes, también feriado nacional, habiendo en el medio un sábado y domingo. Hasta el más desconocedor de un reglamento va a decir que no se cumplieron los plazos de procedimiento electoral”.

Asimismo, sostuvo que “más allá de lo que diga la Cámara y de que estos fallos sean temporales, espero que la Justicia pueda, en el marco del verdadero respeto a la autonomía, para que la Universidad pública no quede en manos de una persona, sino de la comunidad universitaria, tomarse el tiempo necesario para decidir en base a la ley”.

No a la intervención

Finalmente, consultados sobre una posible intervención de la UNaF, ambos dejaron en claro que “es un hecho extraordinario, no ha pasado más que por los Gobiernos de facto, y es una instancia que nunca estuvo solicitada por nosotros ni en nuestros planes”.

En ese orden, dijo que “tenemos instancias y reglamentos que prevén casos como este donde hay cierta anormalidad institucional y nosotros, haciendo funcionar esos cuerpos deliberativos, podemos empezar a solucionar los problemas”.

“No hemos pedido nunca eso, ni lo vamos a hacer, lo que sí pedimos es una revisión contable de todas las irregularidades”, manifestaron.

Al concluir, mencionaron el caso de Zully Riveros, actual esposa de Parmetler, expresando que “fue nombrada en la categoría uno de la planta permanente, con un sueldo básico de más de $200 mil, sin ningún tipo de concurso ni condiciones, en total desconocimiento del Decreto 366”.