Compartir

La campaña es gratuita y se concreta en todo el territorio provincial para inmunizar a las mascotas contra la rabia

Desde el departamento de Control de Vectores y Zoonosis dependiente de la cartera sanitaria provincial, se informó que durante esta semana se llevó a cabo una nueva jornada de vacunación antirrábica, a la cual se sumó además la desparasitación canina y felina en la localidad de Laguna Blanca.

Estas acciones sanitarias se desplegaron para dar continuidad programada a la campaña vigente que viene concretando el ministerio de Desarrollo Humano formoseño a lo largo y ancho de la provincia en distintas ciudades, localidades, parajes y comunidades del interior.

“Es un trabajo que llevamos adelante con los municipios, de forma conjunta, en cada una de los lugares que recorremos. En este caso con la comuna de Laguna Blanca”, explicaron referentes a cargo. Reiteraron que el objetivo de esta campaña consiste en “evitar la transmisión de la rabia por medio de la vacunación” ya que es el método “más efectivo de inmunización contra la enfermedad”.

Respecto a las labores en los operativos y al recibimiento de los vecinos mencionaron que “estamos muy conformes porque la gente acude y manifiesta su interés. Y es a lo que apuntamos porque es fundamental que los dueños tengan una conducta responsable con sus mascotas”, remarcaron.

Al mismo tiempo, explicaron que antes de cada visita que se hace previo cronograma establecido, ya se programa y articula el operativo con cada municipio, mientras que “se difunde y se pone en conocimiento a los vecinos para que vayan preparándose adecuadamente”. El requisito fundamental es acercar a las mascotas con correa o lazo para poder sujetarlos y si es necesario con bozal, según el carácter de cada animal.

Prevención

Los profesionales sanitarios recuerdan que las principales medidas de prevención de rabia son: vacunar obligatoriamente a perros y gatos a partir de los 3 meses de edad y revacunarlos anualmente, evitar el contacto con perros y gatos desconocidos o callejeros, evitar el contacto con murciélagos, especialmente si están caídos o con signos de enfermedad y consultar al Centro de Salud más cercano ante cualquier mordedura.

Igualmente, reiteran que es fundamental tomar conciencia e informarse para evitar esta enfermedad, sobre todo aquellas personas que poseen mascotas en sus domicilios. “Es una responsabilidad que tenemos y que no sólo es para proteger a nuestra mascota y otros animales, sino también a nosotros mismo porque es una enfermedad que se contagia a través de la saliva de perros y gatos especialmente, y también de animales silvestres como: murciélagos, zorros, zorrinos y coatíes. Por eso, en zonas rurales debe tenerse un cuidado particular”, insistieron.