Compartir

Acciones continuas y periódicas que no se interrumpieron durante la pandemia.

En las Colonias San Carlos y Riacho de Oro, cercanas a la localidad de Subteniente Perín, se llevó a cabo un importante operativo, destinado al seguimiento de salud de los más pequeños de las familias.

La jornada sanitaria fue desplegada por un equipo de médicos, enfermeros y vacunadores del hospital de Subteniente Perín, que programaron una nueva recorrida por estas comunidades de la zona, donde residen vecinos originarios.

Desde la dirección del nosocomio, indicaron que en esta oportunidad se llevaron adelante los controles destinados a evaluar el crecimiento de los niños, como también la aplicación de las vacunas que corresponden a la franja etaria infantil en los primeros años de vida.

Respecto a los controles puntualizaron que fueron dispuestos en primera instancia los antropométricos de peso y talla, a los que se sumaron los nutricionales con medición del perímetro abdominal y otros dirigidos a detectar trastornos que puedan perjudicar el normal crecimiento.

“Son controles que hacemos periódicamente, según la edad del niño. Cada uno tiene su ficha e historia clínica que vamos completando en cada visita, a veces se organizan de manera semanal, otras veces quincenal o mensual y en cada una, se hacen de acuerdo a los años de los chiquitos”, explicaron desde el equipo de salud a cargo.

“Los chequeos médicos en los primeros años de vida reduce el riesgo de se desarrollen enfermedades graves, porque al ser detectadas de manera temprana, hacen posible que los profesionales de salud hagan un diagnóstico y den un tratamiento oportuno que contribuye a que el niño se recupere rápidamente. Además, que el niño esté en los parámetros normales del crecimiento, asegura un buen rendimiento escolar y una buena socialización con otros niños, por medio del juego y de otras actividades, entre otros tantos beneficios”, detallaron.

Del mismo modo, revelaron que fueron aplicadas las vacunas que corresponden entre los primeros meses y 5 años de vida, las cuales se encuentran incluidas en el Calendario de vacunación, son gratuitas y “previenen numerosas enfermedades, muchas de las cuales puedes ser graves en los niños y por eso es fundamental que los padres sean responsables y los acerquen a los chiquitos a vacunarse”, enfatizaron los referentes del servicio de vacunación.

Recordaron que entre las vacunas que deben suministrarse a los 5 años, se encuentran las del inicio escolar: Poliomielitis “que protege contra el virus que causa la poliomielitis”, Triple bacteriana celular “que inmuniza contra las infecciones de tétanos, tos convulsa y difteria” y Triple viral “que previene el sarampión, rubeola y parotiditis (papera)”.

“Muchas enfermedades son evitables a través de la inmunización. Durante la pandemia nunca dejamos de vacunar y de insistir a las familias en que tengan al día las vacunas de sus hijos y de todo el grupo familiar. Dejar de recibir las vacunas cuando corresponden, en el tiempo y forma indicados, sería un retraso en el calendario. Y tanto en el caso de los niños como de personas de otras edades, esto es exponerse a un riesgo mayor de que se desarrollen enfermedades que siguen circulando y que con algo tan sencillo y gratuito, como es una vacuna, podemos prevenirlas”, subrayaron