Compartir

Tras la reunión mantenida con el Jefe de Gabinete, Antonio Ferreira, la comisión de dialogo representativa a quienes estaban apostada en la ruta 81 en el acceso a Ingeniero Juárez en reclamo de los últimos hechos de violencia suscitados en la comunidad, decidieron dejar sin efecto la medida de protesta.

Este grupo de juarenses vino a entrevistarse con el Jefe de Gabinete en casa de Gobierno junto al intendente Rafael Nacif y los concejales Alfredo Valdez y José Pino. En ese marco de dialogo se lograron acuerdos, la comunidad levantó el corte pasadas las 22 horas del lunes último luego de informar al resto de la gente acerca de lo conversado con el doctor Ferreira.

Alfredo Valdez  concejal juarence dijo que  “las personas que se encontraban cortando la ruta, presentaron un petitorio en donde uno de los puntos más importantes era la seguridad y poder recuperar la paz en nuestro pueblo.

A su vez se reclamaba intensificar la presencia de las fuerzas policiales, con respecto a este punto el gobierno provincial nos ha garantizado que la fuerza de desplazamiento rápido que se encuentra en la localidad va a permanecer allí por el tiempo que sea necesario”, señaló.

Así también el gobierno provincial se comprometió a recuperar los espacios verdes de la localidad, que fueron afectados por las disputas protagonizadas por un grupo de vecinos y aborígenes. Con la misma importancia y urgencia el gobierno provincial garantizó el envió inmediato de un grupo médico-psicológico, para que puedan tratar a las personas y los niños que se vieron afectados de algún modo por los hechos acontecidos.

El edil expuso que “en estos momentos en el barrio Obrero de Ingeniero Juárez se está realizando una asamblea donde los vecinos elegirán representantes, los mismos también tendrán la posibilidad de dialogar y exponer un petitorio al gobierno provincial, esto significa que en las próximas horas el intendente y otros concejales estaremos volviendo a Formosa para que estos nuevos representantes aborígenes dialoguen con las autoridades provinciales y aunando esfuerzos podamos lograr la paz social que tanto deseamos”.

Por su parte, Mariela Soto, vecina del barrio Villa Hermosa de Ingeniero Juárez aclaró que participó de la reunión por elección de sus vecinos y dijo que tras llevar las conclusiones hasta el corte de ruta es que se decidió su levantamiento.

“El pueblo nos eligió para que fuéramos a representarlos, hablamos los que fuimos, le pedimos a la policía que explique su trabajo y que si hay problemas, actuarán como debe ser. Nosotros vivimos en carne propia, gente que quería seguir en el corte es la que no vive en Juárez, que sé que vive de sueldos de Nación y que vive de la política. Nosotros estábamos ahí por la paz y que vengan a hacer política nos molestó.

“Nos levantó el alivio, la paz de poder volver a nuestro hogar y mucha gente del pueblo nos alentó”, recalcó la mujer.

Señaló además que del conflicto participó no sólo un grupo de indígenas, “hay gente criolla con intereses políticos que les llena la cabeza y los fomenta a que lleguemos a esto, no piensan a que dañan a toda una comunidad”.

Al señalar el compromiso asumido dijo que es “en conjunto del representante del municipio y del pueblo es que se trabajará para que todos los puntos que llevamos en el petitorio se cumplan al pie de la letra. Si eso no se cumple, hablaré con quien corresponda. Vamos a coordinar con el intendente en la asistencia psicológica con los vecinos que fueron damnificados” adelantó.

La vecina pidió “confiar en lo que acordamos con la provincia, porque para eso fuimos a dialogar”.

En tanto Hugo García, comerciante de la localidad, señaló que participó de la reunión porque se encontraba en Formosa y fue invitado a hacerlo.

En su caso dijo la situación en Ingeniero Juárez era preocupante, y por eso decidió participar del corte de ruta.  “No podemos estar mirando y ver lo que pasa, yo tomé la decisión como hombre de familia y docente que soy, de acompañar a esa gente que los escuche y alguien les dé una mano en el corte de ruta. No somos piqueteros, nos hizo muy mal estar ahí, no nos gustó estar ahí” aclaró.

Considero que “el diálogo nunca se tiene que cortar, una ciudad no puede crecer así, hay cosas buenas que se hacen, no podemos estar ajenos, tenemos que involucrarnos y decir las cosas que pasaron”.

Indico finalmente que “la reunión duró un buen tiempo, primero hablaron los damnificados directos, contaron lo que pasaron, y comenzaron a hablar del tema seguridad. Allí el ministro Ferreira pidió que les tengamos confianza a la policía, que se quedará en Ingeniero Juárez, incluso se quedará el segundo jefe de la policía instalado para garantizarlo, con más móviles”.