Compartir

En el barrio Juan Domingo Perón, situado en el norte de la ciudad, el personal del centro de salud fortalece día a día múltiples acciones de atención primaria, las cuales se extienden mediante visitas a las casas de los vecinos con el propósito permanente de cuidar la salud de los mismos y  ampliar los servicios sanitarios.

Entre esas acciones, un equipo de vacunadores se dedica fuertemente estos días a llevar adelante operativos diarios y semanales de vacunación en los que se pone  hincapié en la aplicación de las vacunas de la campaña de invierno 2017, destinada, de acuerdo al calendario vigente, a diferentes grupos de riesgo, según edad y condiciones de salud.

Al respecto, referentes del servicio de vacunación explicaron que desde que comenzó la campaña se recorren constantemente cada una de las casas. “Nuestro propósito”, -dijeron- “es alcanzar con la cobertura de vacunas de esta todas nuestras familias vecinas, ya sean de nuestro barrio o de los que están en los alrededores más cercanos, para que nadie que lo necesite se quede sin la protección de estas vacunas, que previenen enfermedades respiratorias especialmente, para los días más fríos del año”.

Acerca del diálogo que se mantiene con los vecinos y pacientes en cada una de las visitas, señalaron que “charlamos de forma personalizada para recabar datos de su estado de salud, cotejarlos con la historia clínica que cada uno tiene en el sistema sanitario, revisar los carnets de vacunas, informarles sobre los beneficios de esta campaña y, en los casos necesarios, efectuar la aplicación”.

Desde la cartera de salud provincial se recuerda a la comunidad que las tres vacunas de la campaña de invierno son: antigripal, antineumocóccica y triple bacteriana aceluar. Las mismas apuntan a evitar enfermedades prevalentes que aparecen con frecuencia en dicha estación del año. Cada una de las mismas, tiene como población objetivo a personas de diferentes edades y condiciones de salud que integran los grupos de riesgo.

Otras medidas de prevención

Y se recalca que más allá del suministro de estas vacunas, también deben cumplimentarse otras medidas de prevención que tienden a evitar esas enfermedades, comúnmente respiratorias como: coqueluche, tos convulsa, gripe por influenza, neumonías y otras.

Esos cuidados consisten en: lavarse frecuentemente las manos, evitar el contacto con personas que presentan síntomas respiratorios, cubrirse la boca y nariz con la parte interna del codo al estornudar, usar pañuelos descartables, ventilar los ambientes diariamente, no exponerse a temperaturas bajas extremas “en especial los niños y ancianos”, no compartir utensilios personales con personas que tienen síntomas respiratorios (mate, cubiertos, tazas, vasos, toallas).