Compartir

Las lluvias que persistieron por casi tres semanas dejaron secuelas de deterioro en muchos caminos y rutas vecinales, que demandaron un diagrama priorizándose obras de recuperación en las zonas más afectadas, que a la fecha alcanzo un 85% de avance.

Desde Vialidad Provincial, estamento de gobierno responsable de los trabajos, su administrador general, Enrique Bellino, expuso que ante el grave deterioro de la red caminera causado por las lluvias extraordinarias que generan un marcado exceso hídrico, se adopto como prioridad asistir a las familias aisladas, dar conectividad a los caminos rurales y la dinámica productiva. A su vez, se comenzó a trabajar intensamente sobre aquellas conexiones viales donde se podía transitar con precaución, mientras se planificaban las diagramar obras en las regiones más afectados”.

Obras como alcantarillados, puentes, defensas, alteo de accesos, entre otras tareas viales se diagramaron en los caminos de tierra, que fueron los más afectados por las intensas lluvias y la crecida de ríos y desborde de esteros y bañados.

Dado que son vías indispensables para la producción agropecuaria de las zonas rurales y en algunos casos son vías de salida y acceso fundamentales, se diagramaron los trabajos de recupero de la red vial.

Datos a tener en cuenta es que la provincia posee 3700 kilómetros de red vial terciaria y caminos vecinales, sumados a unos 930 kilómetros de red secundaria, para que se tenga una dimensión de la magnitud de los trabajos.

Intervención en todo el territorio

“Realmente tuvimos que ejecutar trabajos de reparación, en diferentes grados de intervención, en la totalidad de los caminos de tierra del territorio provincial. Es que por ejemplo en zonas como Fraga e Ingeniero Juárez, donde el régimen anual de precipitaciones no supera los 700 milímetros, llovió esa cantidad en menos de tres meses”, expuso Bellino.

Indico que “por suerte el clima mejoro y nos dio tiempo para trabajar y recuperar en un 85% de la red vial que sufrieron los embates del exceso hídrico, y estamos en las fase final para concluir con ese 15% restante y dejar así en optimas condiciones todas las trazas viales”.

A modo de ejemplo revelo que el escurrimiento natural de las aguas hace que por ejemplo grandes volúmenes se estacionen por mucho tiempo en zonas como Misión Laishi y Potrero de los Caballos, y justamente el camino de acceso a esta última comunidad estuvo cubierta por sobre los 80 centímetros por bastante días. “Esto genero muchas complicaciones y se debieron utilizar tractores con acoplados para asistir a los pobladores, transito pesado que genero deterioros muy importantes en el camino que luego debimos acondicionar”, expuso.

“Allí en esa zona y tras ejecutar de manera anticipada lo que se llama un desbarre, llegando tramos a tener que sacar barro hasta de una profundidad de un metro y medio, que sustituimos por suelo solido”, explico, aludiendo a que “se trabajo de tal manera que se elevo incluso la cota de la ruta hoy está asegurada la transitabilidad, iniciándose la otra fase en la construcción de alcantarillas de hormigón y colocación de tubos en zonas bajas donde cruzan esteros y bañados , para permitir el traspaso de las aguas”.

Bases para el asfaltado

Señalo que en el caso de los accesos a Banco Payagua y Mojón de Fierro, se ejecutaran obras que demandaran en ambos casos una inversión de recursos genuinos de la provincia superior a los 110 millones de pesos, y que junto al enripiado se prevé el alteo de cota e importantes obras de alcantarilladas de hormigón armado.

En el caso de Payagua explico que “se hará una elevación o alteo del nivel de la ruta, colocación de obras de arte y de alcantarilla de hormigón armado, para concluir con una capa de rodamiento de agregado pétreo o ripio, a una cota que toma como base los ciclos climáticos anuales que permitirá evitar cortes por avance de las aguas”.

Sostuvo que “se dejara en las mejores condiciones para que en un futuro pueda convertirse en una capa asfáltica, ya que lo proyectado es parte de una obra definitiva”.

En el caso de Mojón de Fierro, se “tomo el proyecto de la gestión nacional anterior y que fue paralizado por el actual gobierno, situándose las obras de arte como las alcantarillas de diferentes dimensiones, en algunos casos se tratan de baterías, es decir una contigua a la otra. Se ejecutaran en lo que sería la traza definitiva, ya que están previstas correcciones del trazado actual, enripiándose en la sección entre nuestra ciudad y la comunidad”.

Dejo en claro que “con recursos propios vamos a ejecutar los trabajos de enripiado en este tramo que asegura el acceso a esta población”.

Expuso que “en el mismo paquete de obras viales estaba la ruta 21, la que vincula el Km 142 con Villafañe; y lo propio que la ruta 32 que enlaza a Las Lomitas con Fortín Soledad. Como los casos anteriores la nación no concedió la financiación, pero el gobernador Insfran fue claro, de a poco con los recursos propios haremos lo que falta”.