Compartir

“Volviendo a la escuela”, entramando vínculos en el escenario escolar, es el nombre del cuadernillo elaborado por el Servicio Técnico Interdisciplinario Central (Se.T.I.C) en forma conjunta con la Coordinación de Formación Docente Continua, ambos, dependientes del Ministerio de Cultura y Educación.


A propósito, la referente del Se.T.I.C., Lic. Romina López, sostuvo: “Se llevó adelante un escrito que pretende orientar, acompañar y habilitar espacios de reflexión acerca de las prácticas que tenemos en las escuelas. Este escrito se denomina “Volviendo a la escuela” y pretende fortalecer las habilidades que se fueron adquiriendo durante la formación docente, contempla tres fases y se caracterizan por la simultaneidad en que la propuesta se va desempeñando. Implica que una no puede ser pensada sin la otra, y es una oportunidad para que podamos pensar y situarnos en la escuela que queremos. Se trabaja el rol docente, la construcción con otros y algunas sugerencias que impliquen este encuentro en la presencialidad”.

Licenciada Romina López


Por su parte, la psicopedagoga, Mariana Ramos agregó: “Por otro lado, hicimos foco en la importancia en revisar los perfiles y prácticas docentes para no caer en los automatismos y en naturalizar algunas prácticas que se dan históricamente dentro del sistema, creemos que es momento de fortalecer esta acción docente basada en el enfoque de desarrollo de capacidades socioafectivas y espirituales, tomar conciencia de todas nuestras intervenciones, no solo en el aula sino también en los pasillos, comedor, en el patio, nos va a ayudar a volver a pensar y facilitar, generar climas más amorosos dentro de las instituciones escolares”.


La educación evoluciona, es por ello que se hace necesario, revisar constantemente el ejercicio pedagógico, para dar paso a una renovación de las metodologías didácticas y de ese modo, dar respuestas a las demandas actuales, en pos de continuar construyendo y fortaleciendo una formación integral, con compromiso social, donde se atienda a la diversidad, compense las desigualdades y acompañe con al desarrollo de la comunidad.


“Agregamos, una caja de herramientas de manera simbólica con recursos disponibles para las demandas que puedan surgir en el retorno a clases, estas sugerencias, nos permiten saber hacia dónde irá dirigida nuestra intervención. Dentro de la caja, incluimos la mirada y la escucha, como dos aspectos sumamente relevantes en este contexto, en tanto el contacto físico se encuentra limitado, las palabras que van a volver a alojar, contener, resguardar, motivar, a dar reconocimiento y como llave maestra en nuestra caja de herramienta, la empatía, entendida como la capacidad de comprender la vida emocional de otra persona. Nos habilitamos y desarrollamos en esta capacidad a través de la escucha amorosa y activa, con la intención de entender al otro, abrirnos sin juicio a su vivencia y a su manera de ver el mundo”, expresó la psicopedagoga, María Samudio, integrante del Se.T.I.C.


“Entonces pensamos en una escuela que se construye con otros en comunidad, en una que se organiza a partir de acuerdos a los que llega y cerramos este escrito con la propuesta de que la escuela que queremos lograr, donde queremos estar, la que el Sistema Educativo propone, es una escuela que reivindique más que nunca el valor humano, la vida en democracia y que sea una escuela humanizadora respetuosa de la diversidad en todas sus expresiones, donde el amor se perciba y la solidaridad y tolerancia se demuestren”, concluyó López.


La pandemia del COVID- 19 obligó que los escenarios educativos quedaran deshabitados de estudiantes y que los profesionales de la educación renovaran e innovaran sus prácticas docentes para afrontar este desafío, y de ese modo, brindar mayores y mejores recursos, virtuales como impresos. El paso por este acontecimiento histórico que cambió al mundo, es una experiencia que lleva a realizar una mirada retrospectiva de los escenarios educativos, para reflexionar en cuanto a sus prácticas, destejerlas y convertirlas en materia de análisis para reconocer aquellos hábitos que se deben abandonar y los que se deben fortalecer.