Compartir

INAUGURACIÓN EN LAS LOMITAS

El titular de la cartera educativa reivindicó la gestión del gobernador Gildo Insfrán, al citar los fundamentos de las políticas provinciales enmarcadas en el Modelo Formoseño. 

Al participar del acto de inauguración del imponente edificio del Instituto Santa Teresita de la localidad de Lomitas, ceremonia encabezada este viernes por el gobernador de la provincia, doctor Gildo Insfrán, el ministro de Cultura y Educación, Alberto Zorrilla, en su discurso inició diciendo que “el lema de esta institución es que educar es un acto de amor; es lo mismo que nosotros sostenemos, porque educar, enseñar, estar con el estudiante, es un verdadero acto de amor”.

“La educación es para nosotros es un hecho político muy importante, y que el mismo papa Francisco ha dicho que la política ‘es la acción más excelsa del hombre’, en efecto, la política es extraordinariamente humana, de amor y generosidad, que ordena el funcionamiento de los pueblos y le da sustento al Estado”, sostuvo.

A su vez, el Estado elige a sus representantes a través de la política y de los partidos políticos, herramientas de la democracia. “Entonces esa acción excelsa es la que imprime todos los actos de nuestro Gobierno”, aseveró, marcando que esta nueva inauguración de la obra educativa 1391 responde a lo que el Gobernador definió como una cuestión de Estado, en la que la comunidad a través de los diferentes Poderes, y sus expresiones cívicas “concurren hacia un hecho común y necesario, que todos apuntalamos que es la educación”.

La educación, acentuó “es formación de la persona”, no trasferencia de conocimiento, así como comunidad cumplimos con un mandato ético intergeneracional de nuestro pueblo. “Se trata de una obligación ética con aquellos que se incorporan a la vida, es un llamado con la participación de Dios, porque ese también es nuestro fundamento: este es un movimiento profundamente humanista y cristiano”, indicó el titular de la cartera educativa sobre las bases en las que se construye el Modelo Formoseño.

Formación integral

“Esto es la comunidad organizada, en la que se plantea un objetivo común: la formación de los jóvenes”, definió de manera contundente; tratándose de una organización que necesita del esfuerzo de todos, tanto docentes como alumnos, y de la comunidad en general, que además “tiene como finalidad la formación integral”.

Y continuó: “Esa formación integral tiene un sentido político, porque la política se desarrolla y se plantea dentro de la organización del Estado de tal manera que todos podemos servirnos a todos, sin ser egoístas”.

Recalcó Zorrilla que “nuestras escuelas tienen que ser lugares donde nos humanicemos, para ser cada vez mejores personas”, ya que el primer objetivo de la educación es “ser serviciales como comunidad” porque “el conocimiento viene después por añadidura y lo usaremos para servir a la gente; es el sentido político de esta acción que estamos viviendo” al inaugurarse un nuevo edificio educativo, enalteció, en medio de los aplausos en la ceremonia de apertura.

Tras ello, definió que “una comunidad organizada es el lugar que se expresa en una escuela cuando se construye la justicia social”.

Trajo a colación que “si quiero tener  derecho a la educación, el Gobierno dispone todos los medios desde los edificios, los útiles escolares entregados en cada inicio del ciclo lectivo, para que nadie pierda la oportunidad de aprender”, agregó, sumando al mismo tiempo que la enseñanza es una acción en la que “nadie es sujeto pasivo sino que todos somos participes: todos enseñamos y aprendemos a la vez, porque todos somos capaces  de hacerlo”.

En definitiva, festejando la política que “es la que nos guía, y nos ordena para seguir avanzando”, concluyó.