Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia,  se rechazo por “absolutamente falsas e imaginarias” las expresiones del ciudadano Miguel Galarza, quien concretó una protesta frente al IASEP denunciando abandono de persona.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca señalo que “a través del expediente 117- letra D, en fecha 11 de enero del corriente año se dictó la resolución 12/18 y que se le notifico fehacientemente al hermano del antes citado, Villalba Salomón, domiciliado en calle Salta 5.285 del barrio San Juan Bautista de esta ciudad, por el asesor letrado del organismo, Leonardo Sánchez, ya que anteriormente el señor Galarza se negó a notificarse de dicho instrumento público en la sede de la Defensoría del Pueblo”.

“La verdad real de los acontecimientos, es que Galarza junto con su hermano se presentaron ante la Defensoria del Pueblo pidiendo que este último fuera derivado a un Centro Extra provincial de Alta Complejidad a fin de continuar su tratamiento a causa de una fractura de fémur que tuviera en un accidente. Ese reclamo fue trasladado al IASEP, y en respuesta, este se le otorgó al afiliado Villalba Salomón día y horario de atención previa en el Hospital de Alta Complejidad “Presidente Juan Domingo Perón”. Allí el mismo debía ser evaluado y atendido para que si fuere necesario se le otorgaría una derivación al Hospital Italiano, pero para ello el afiliado debía cumplir con el protocolo ya establecido y a pesar de ello, “nunca asistieron al Hospital de Alta Complejidad”.

Por otro lado se dejó constancia que “el señor Miguel Roberto Galarza, habiéndosele obtenido un turno para su atención a través del IASEP en el Hospital Italiano en Buenos Aires, el mismo en forma personal llamando por teléfono a la Casa de Formosa en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hizo suspender todo y por lo cual no fue atendido por los profesionales del nosocomio antes citado”.

El Defensor del Pueblo, señalo que “en estos tiempos no se puede jugar con la salud de nadie y máxime cuando las instituciones u obras sociales obtienen los turnos, llevan a cabo las gestiones correspondientes, “no puede venir alguien gratuitamente a exigir cosas que ya se le otorgó y que por capricho o vaya a saber porque motivos fueron rechazados  por estas personas, específicamente por el Galarza quien es el que lleva la voz cantante en todos estos casos, puesto que ni siquiera deja que su hermano se manifieste y termina perjudicándolo en su integridad psicofísica”.

“Mientras existen miles de personas, a las cuales no les asiste ni siquiera una obra social y debemos estar trabajando para que sean atendidos por el sector publico o por programas implementados para gente que no tiene una cobertura de salud, Galarza se da el lujo de rechazar atenciones de primer nivel y lo que es peor hace perder tiempo a personas que lo pueden brindar útilmente a otras, “puesto que a él evidentemente lo que le sobra son las horas del día y desde la Defensoria del Pueblo continuaremos asistiéndolo y asesorándolo , pero como corresponde, sin ningún tipo de caprichos o pretensiones abusivas”, expuso concluyente Gialluca.