Compartir

El Jefe de Infectología y Control de Infecciones del Hospital de Alta Complejidad, Julián Bibolini, estuvo presente en la conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de Emergencia COVID 19 y explicó la importancia de “no relajarse” ante la flexibilización del aislamiento obligatorio.

“Se puede observar que hay un relajamiento de la población en Argentina y Formosa, que uno lo ve diariamente. Hay muchas localidades que nunca habían presentado casos y ahora lo están haciendo como en el interior de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, incluso Salta, todos son casos que aparecieron en estos últimos días, que se relaciona principalmente con esta flexibilización”, relató.

En ese sentido, Bibolini reiteró que si bien no hay casos aún en Formosa, se continúan realizando los estudios de diagnóstico correspondiente tanto a personas que ingresan a la provincia como a las que se internan con síntomas de neumonía, con la respectiva vigilancia que requiere.

“El día a día también nos dice que efectivamente no debe estar circulando el virus, sino tendríamos que tener un aumento de pacientes internados, sería una situación compleja, estaría desbordado el sistema de salud como ocurre en otros lugares próximos a nosotros, pero siempre hay un riesgo que quizás pueda entrar”, advirtió.

Y aclaró: “Para evitar la propagación del virus en caso de que ingrese, volvemos a insistir a la población en tomar todas las medidas necesarias. Se vio que hay mucho más movimiento de lo habitual, reuniones que superan los números permitidos, tenemos que volver a entrar en conciencia a la población, pedirle que cumpla estas medidas que estamos pidiendo hace mucho tiempo a nivel mundial y local también”.

Romero Bruno

En esa línea, el médico epidemiólogo y director del Hospital Central, Mario Romero Bruno, aportó: “Es un gran control que se está haciendo para el ingreso de la provincia, tanto para los permisos y las autorizaciones correspondientes para el ingreso administrado”.

Con respecto a las restricciones que continúan vigentes, reconoció las “ansias naturales de libertad”” de las personas que enmarcan el reclamo sobre las medidas sanitarias pero fundamentó que para tomar tales protocolos de seguridad “ponemos la vida por encima de lo otro”.

“Hay personas que asumen la vida con riesgo, les gustan los deportes extremos o conducir a alta velocidad, pero es un riesgo individual. Acá hablamos de que si uno asume la posibilidad que ingrese una persona que porte el virus y le damos la facilidad para que el virus se traslade rápidamente de una persona a otra estamos poniendo en riesgo a la comunidad, a todas las personas, no es algo personal que a uno le puede ir bien o mal, está en juego la salud y la vida de muchos formoseños”, señaló.

Y agregó: “Nuestras decisiones deben ser sustentadas sobre la responsabilidad y otra cuestión importante es tener paciencia, ser prudente. Estas son las cuestiones que en este momento nos enseñan a vivir de una manera diferente, porque el mundo lo es”.

Tratamiento a través de células plasmáticas

Por otro lado, y consultado por un periodista, Bibolini se refirió a la posibilidad de tratar el COVID a través de células plasmáticas de personas que fueron portadoras del virus.

“Se utiliza el anticuerpo que es una proteína que actúa contra el virus, pero en este caso para tener ese anticuerpo se tendría que haber infectado esa persona, es decir, primero tendríamos que haber tenido pacientes para tomar la muestra y obtener así el anticuerpo para poder administrar como un tratamiento más que se podría utilizar”, argumentó.

Y continuó: “Eso a nivel país ya hay un centro de donación y en cada lugar donde circuló el virus se está juntado muestras”.

Por tal motivo, en Formosa existe un protocolo armado que se está organizando con los profesionales de la salud tanto en el HAC como en el Interdistrital Evita, donde se aplicarían estas medidas en conjunto.

“El protocolo ya existe, faltan pacientes y esperemos seguir así, o sea que nunca logremos aplicarlos pero sería una locura que yo les diga que no va a haber nunca casos y que hagamos una vida normal”, remarcó.

Y volvió a insistir: “Por mes hay más de tres mil personas que ingresan a Formosa, cualquiera de ellos puede ingresar asintomático y después presentar los síntomas, por más que se lo deje en cuarentena, siempre hay un riesgo pero tampoco podemos limitar el ingreso absoluto”.

En ese marco, Bibolini solicitó a la población “entrar nuevamente en consciencia” y mantener las prácticas de higiene y seguridad diarias para evitar la propagación veloz en caso de que ingresara el virus a la provincia y no volver a fases anteriores de confinamiento.

“La forma de no hacerlo es cumpliendo principalmente el distanciamiento social, lavado de manos y el barbijo”, concluyó.