Compartir

Son centenares las farmacias de nuestro interior provincial que deben pagar los medicamentos a 7 o 14 días y el PAMI les paga recién a los 60 o 90 días-

Se informó desde la Defensoría del Pueblo, que las distintas cadenas de farmacias asentadas en nuestra provincia, se encuentran atendiendo con normalidad a la obra social de los jubilados, no así las farmacias que son atendidas por sus propios dueños y/o responsables, “que no tienen la espalda económica suficiente, para aguantar los atrasos en los pagos a los que está habituado el PAMI”.

El Ombudsman Provincial  José Leonardo Gialluca,  resalto que “el riesgo que pesa sobre nuestros abuelos se ha originado en la decisión del PAMI de rescindir el contrato que había firmado el 27 de enero pasado con la industria farmacéutica para la compra de medicamentos, con el objetivo de renegociar sus condiciones”.

El sector farmacéutico ha advertido que “no aceptará la rescisión del acuerdo y conminó a la obra social de los jubilados a saldar la deuda de casi $1.000 millones que tiene con los laboratorios en esta semana, caso contrario lo responsabiliza por la posible falta de medicamentos con descuento para los afiliados”.

“Debemos tener en cuenta que el PAMI financia entre el 50% y hasta el 100% de los medicamentos que consumen sus afiliados: unos $3.000 millones al mes.

Según las cámaras de laboratorios nacionales y extranjeros, desde que asumió la nueva gestión se renegociaron el convenio en cuatro oportunidades y en la última firma se contemplaron todas las variables tanto de la economía nacional como del presupuesto del instituto”, se expuso desde la Defensoria.

Clarifica finalmente que “la nueva conducción, a cargo de Sergio Cassinotti, quien reemplazó al desplazado Carlos Regazzoni, admite que el convenio firmado en enero está representando un gasto mensual superior al esperado y que aspira a recortar el presupuesto en unos $600 millones al mes; a lo que se le debe sumar que la obra social de los jubilados y pensionados tiene un déficit mensual de unos $ 900 millones y que, en un 30% corresponde a la compra de medicamentos”.