“Ahora hay una política clara del cuidado de los precios”, destacó Svartz

Compartir

El director de Estadísticas, Censos y Documentación de Formosa, el contador Julio Svartz, resaltó que desde el Gobierno Nacional “hay toda una línea de contención para que los precios de alimentos, bebidas y medicamentos no se incrementen”, lo cual tiene su correlato en la provincia, que viene desplegando sostenidas acciones en ese sentido.

Así lo expuso el funcionario al brindar un pormenorizado análisis de los datos que recientemente difundió el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

En mayo subió 1,5%, impulsado por las prendas de vestir y equipamiento y mantenimiento del hogar, mientras que el rubro alimentos y bebidas marcó un incremento inferior al promedio general por primera vez en el año.

Esto último, según explicó el contador Svartz, tiene que ver con que “acá hay una política clara del cuidado de los precios”.

“Tenemos un programa como es Precios Máximos en alimentos y medicamentos, entonces vemos que los precios están regulados, a lo que se suma que en nuestra provincia están los Precios Formoseños Sostenidos”, subrayó.

Puso de relieve que “hay toda una línea de contención para que los precios de alimentos, bebidas y medicamentos no se incrementen. Por eso tampoco hay justificativo para que vayamos al supermercado y nos encontremos con que, por ejemplo, la leche subió”.

“Esta política activa de control de precios del Gobierno Nacional hizo que en el mes de mayo los alimentos no subieran y que estuvieran controlados”, enfatizó, apuntando que “hubo incrementos en prendas de vestir y en aquella contención que no estaba regulada, como la venta por Internet de vestimentas y otros artículos, hubo mucho movimiento de ese tipo de bienes y al no haber regulación los precios eran más altos”.

Región NEA

En ese sentido, Svartz ahondó en los datos difundidos por el Indec en cuanto a los grupos con mayor y menor variación en la región Noreste.

Precisó que el nivel general fue del 1,6, mientras que el calzado fue el registró la mayor suba, del 7,1, seguido por periódicos, diarios, revistas, libros y artículos de papelería con 5,5, en contraste con las bajas en bebidas no alcohólicas (-2,0) y alcohólicas (-1,8).

“Como hubo un control en los precios de los alimentos hizo que el promedio quede en 1,6”, recalcó el funcionario.

Del mismo modo, al aludir al total nacional de las variaciones mensuales del nivel general del IPC esclareció que “de junio del año pasado veníamos con 2,7, escalando en septiembre a 5,9, en tanto que en octubre –mes electoral- se ubicó en 3,3 y se dispara en noviembre (4,3), con lo cual si vemos la evolución estábamos arrastrando una inflación altísima del año pasado, que llegó a 54%, récord desde el año ’91”.

Inflación a la baja

En esa línea, el titular de Estadísticas, Censos y Documentación de la provincia remarcó que con la llegada al Gobierno Nacional de Alberto Fernández “se hizo una política de contención de precios y se congelaron tarifas de energía y combustibles, por lo que no se puede justificar un aumento trasladado a los precios de los insumos básicos”.

“Es así que vemos cómo va bajando la inflación. Lo habíamos planteado ya en enero, donde se registró 2,3, siguiendo con febrero 2,0, hubo un disparo en marzo con 3,3 porque comenzaron las clases, continuando en abril con 1,5 e igual cifra para mayo”, señaló, recordando que la cuarentena por la epidemia del COVID-19 se inició el 20 de marzo.  

Hizo notar que “en el marco de esta discusión donde se quieren enfrentar a la salud y la economía, está claro que los países que no aplicaron la cuarentena o lo hicieron de una manera más ‘libre’, si se quiere, como Estados Unidos por ejemplo, hay 30 millones de desocupados. Y no sólo eso, sino que tienen un número de muertes e infectados altísimo, con una proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) diciendo que EEUU va a caer cerca de un 6% de su economía y la Eurozona más del 7%”, concluyó.