Compartir

En contexto de cuarentena obligatoria preventiva, fueron aplicadas más de 95 mil dosis de vacuna antigripal y más de 100 mil dosis de vacuna antineumocócica

Así lo informó el responsable del Departamento de Inmunizaciones del Ministerio de Desarrollo Humano, licenciado Julio Arroyo, destacando la amplia cobertura lograda “desde que empezó la campaña, el pasado 26 de marzo” teniendo en cuenta el trabajo que llevan adelante los equipos de vacunadores en toda la provincia, que en el contexto de pandemia “recorren casa por casa para garantizar la aplicación de las vacunas a los grupos de riesgo”.

La Campaña de Invierno que cada año comprende la aplicación de las vacunas: antigripal, neumococo y triple bacteriana acelular, dio inicio en el marco de la emergencia nacional y la cuarentena preventiva obligatoria, establecida por el Gobierno Nacional a partir del 20 de marzo de este año.

La determinación sanitaria en el país obligó a las familias a quedarse en las casas, evitar la permanencia y el tránsito por la vía pública para prevenir la posible circulación, transmisión y contagio del virus COVID-19.

Al respecto, el Gobierno de Formosa, puso en marcha un plan estratégico de vacunación, a lo largo y ancho de la provincia, en la capital y en el interior, que asegura a los grupos de riesgo el acceso a dichas vacunas “por medio de la llegada de los vacunadores a las casas, que aplican las vacunas a todas las personas que son parte de los grupos de riesgo, con todas las medidas de bioseguridad dispuestas y los elementos de protección personal”, describió Arroyo.

Remarcó la cifra de cobertura alcanzada en todo el territorio provincial “más de 95 mil dosis de vacuna antigripal y más de 100 mil dosis de vacuna contra el neumococo”, mencionando que además de manera organizada, planificada y con las medidas de prevención dispuestas, las dosis también se aplican en los servicios de vacunación de los centros de salud, hospitales, vacunatorios, escuelas y otras instituciones de la comunidad, a través de turnos programados para evitar la aglomeración de personas”.

Antigripal

La vacuna antigripal reduce las complicaciones, hospitalizaciones y muertes ocasionadas por el virus influenza en los grupos más vulnerables. Está destinada a las personas mayores de 65 años, niños de entre 6 y 24 meses de vida, embarazadas en cualquier etapa del embarazo, puérperas hasta los 10 días después del parto, si no recibieron la vacuna durante el embarazo, personal de salud.

“También a las personas que tienen entre 2 y 64 años y que padecen afecciones cardíacas crónicas, respiratorias crónicas; trasplantados, inmunosuprimidos, pacientes con enfermedad renal crónica, personas en diálisis, diabéticos, convivientes con inmunosuprimidos, personas con obesidad, entre otros”, repasó el funcionario.

Al tiempo, invitó a la población que se encuentra dentro de los grupos de riesgo mencionados y que “aún no pudieron vacunarse”, a que se acerquen “al centro de salud, hospital o vacunatorio más cercano a su domicilio, para “recibir la dosis anual, poner al día el carnet y estar protegidos”.

Recordó que para salir de los domicilios es fundamental “utilizar el barbijo y mantener la distancia física establecida, de 1,50 y 2 mts entre personas”, ya que continúan vigentes las medidas de prevención del COVID-19 y es necesario cumplirlas porque “cuidándonos nosotros mismos, también cuidamos a los demás”.