Compartir

“Se despliegan múltiples trabajos de rociado y expurgue, casa por casa, en diferentes comunidades, originarias y criollas de la provincia.”, explicaron.

Un equipo multidisciplinario conformado por profesionales de la salud  y técnicos, dependientes de la Cartera de Salud Provincial, continúan con la campaña preventiva para evitar, sobre todo en zonas rurales, la presencia y la reproducción de la vinchuca, insecto vector de la enfermedad del Mal de Chagas.

Para ello se despliegan múltiples trabajos de rociado y expurgue, casa por casa, en diferentes comunidades, originarias y criollas de la provincia. En estos días, los operadores sanitarios se encuentran realizando tareas preventivas en las comunidades wichi “Pencole”, “Oñedie” y en la localidad de Almirante Brown, todas ellas ubicadas a pocos kilómetros de Las Lomitas, en el centro oeste provincial.

En consecuencia, las tareas sanitarias destinadas a eliminar la vinchuca de las casas, se llevan adelante a través de recorridas domiciliarias que apuntan a “detectar la presencia del insecto como primer paso, para posteriormente –en los casos donde correspondiese- proceder con el rociado y eliminación del insecto”, indicaron desde el equipo interviniente.

“Este trabajo se ejecuta a lo largo del año, y se pone énfasis en las zonas rurales, que son los lugares más sensibles a padecerlos. Todas las laborales se ejecutan según protocolos operativos para impedir la formación de criaderos y de esta forma la presencia del vector del mal de Chagas”, explicaron.

Por otra parte, durante el abordaje territorial las medidas técnicas de prevención son además apoyadas con la difusión de información respecto a la prevención del Chagas. A partir de charlas y consejería, los especialistas en la temática insisten en la concientización de los vecinos acerca de los cuidados que deben mantenerse todos los días del año.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano provincial también señalan que “se viene efectuando un trabajo permanente y exhaustivo en todo lo que respecta al control de distintos vectores,  en toda la provincia con mayor hincapié en las zonas rurales,  tal es el caso de la vinchuca, insecto que transmite la enfermedad de Chagas.

El rociado químico es una estrategia para evitar la presencia de estos insectos; además cabe mencionar que esta campaña se despliega a distintas localidades y comunidades de todo el territorio formoseño”. Señalaron los profesionales que actuaron en el operativo sanitario.