Compartir

El ministro de Desarrollo Humano, José Luis Decima, explico que en forma inmediata ya en el mes de agosto pasado, tomado conocimiento que un empleado del hospital de Naineck estaba imputado de un delito relacionado al tráfico de estupefacientes, se dispuso la medida administrativa cesanteándolo de sus funciones.

Indico que “dada la gravedad del caso se instruyo el sumario administrativo y la cesantía de sus funciones, incluso la suspensión de haberes”.

Comento que la persona en cuestión “se trataba de quien en ese entonces se desempeñara como auxiliar administrativo a cargo de la jefatura de personal del hospital de Naineck, y ante la situación donde esta persona se encontraba involucrada de un delito, se actuó con la celeridad y dentro de lo que marca la norma” correspondiente”. Ello y a fin de deslindar cualquier tipo de responsabilidad administrativa, se ordenó el desplazamiento de esta persona de su función.

“En esto somos categóricos, de ninguna manera resguardamos o protegemos a personas involucradas en este o cualquier otro tipo de delitos. Es más, acompañamos y colaboramos en todo lo que nos requiera la justicia”, subrayo.

Concluyo Decima diciendo que “la justicia será la encargada de determinar el grado de participación o no del delito del que fuera acusado, nosotros estamos obligados a ejecutar el acto administrativo como lo hicimos ya en agosto y de manera inmediata”.