Bareiro: “A pesar de que el número de testeos es más bajo, los casos positivos son más altos”

Compartir

El doctor Hugo Bareiro, director de la Unidad de Pronta Atención de la Contingencia (UPAC), se manifestó sobre el preocupante aumento de la detección de casos positivos de coronavirus registrados diariamente en la provincia, principalmente en la ciudad capital.

En diálogo con AGENFOR, indicó: “A pesar de que el número de testeos es más bajo, los casos positivos son más altos, sobre todo en la ciudad de Formosa” y en contexto agregó que, según las estadísticas, “cuantos más contagiados haya, existe mayor posibilidad de complicaciones”.

Explicó que por la falta momentánea de reactivos para la realización de los PCR, “se decidió hacer el hisopado a las personas con síntomas (casos sospechosos) y a los que ingresan a la provincia”.

“Tenemos que tener en cuenta que el laboratorio que produce estos reactivos tuvo un pico de coronavirus en la planta y comunicó que no va a poder entregar los insumos comprados”, recordó.

Ante ello, marcó que “los Ministerios de Desarrollo Humano y de Economía, Haciendas y Finanzas buscaron alternativas para la compra y estamos recibiendo dosis que nos permitan continuar con los controles”.

Además, transmitió tranquilidad a la población manifestando que se seguirán realizando los controles, no con la intensidad de antes, pero con el compromiso de ir regularizando la situación a medida que lleguen los insumos. “Cuando empecemos a recibir la cantidad suficiente de reactivos, iremos repitiendo nuestra conducta de realizar los hisopados en forma masiva”, recalcó.

La importancia de la inmunización

En referencia a la cantidad de personas que ya han sido inoculadas en distintos puntos de la provincia, el doctor Bareiro expresó a esta Agencia: “Para los trabajadores de la salud es un aliciente y además un objetivo que nos va a ayudar muchísimo en esta lucha”.

“El año pasado estábamos tratando de sostener esta barrera sanitaria, para que el sistema de salud se organizara y fortaleciera. Así lo hemos hecho”, puso de resalto el especialista.

Apuntó que “a partir de fines de diciembre pasado, se empezó a vacunar al personal de salud y nuestras expectativas cambiaron en ir ganando tiempo para tener la mayor cantidad posible de población inmunizada y, por ende, una menor incidencia de contagios y de complicaciones fuertes”.

Ante esto, puso como ejemplo la cantidad de vacunados en la ciudad de Clorinda y observó: “Están bajando los números de contagios y de complicaciones. A pesar de que todavía se registran fallecimientos de personas de edad, no hay una explosión de muertes”.

En ese sentido, acentuó que la vacuna previene “un porcentaje muy importante de la enfermedad”, ya que “si una persona se reinfecta ya cursa una sintomatología que no pone en riesgo su vida”.

“Si bien el índice de casos positivos es alto, de igual manera es menor que en otras provincias –subrayó-. Esto se debe gracias a las políticas que se han implementado desde el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 ‘Dr. Enrique Servián’, encabezado por el gobernador Gildo Insfrán”, finalizó.