Compartir

EXPECTATIVAS
El doctor Julián Bibolini, jefe de Infectología y Control de Infecciones del Hospital Alta Complejidad, se refirió al estado de salud de la única paciente que continúa internada por coronavirus en la provincia, y al anuncio del presidente Alberto Fernández que se producirá en el país la vacuna diseñada por la Universidad de Oxford.


En este sentido, el médico transmitió que la mujer internada se encuentra asintomática y sus exámenes de laboratorio están bien, por lo que sólo resta aguardar que se cumplan los días establecidos para un nuevo hisopado.


“Nos queda una sola paciente, es una de las últimas personas que ingresó a la provincia con fiebre y tos, luego quedó solo con tos, ahora está totalmente asintomática y evoluciona favorablemente. Tiene un buen pronóstico, esperamos que prontamente se pueda ir, estamos encaminados para que eso suceda”, aseguró Bibolini.


Por otra parte, el infectólogo comentó que desde Salud se avanza en la captación de las personas recuperadas de coronavirus para convertirse en donantes de plasma convaleciente, la transfusión que ayudará a pacientes que estén en riesgo por la enfermedad, a batallar contra ella. “La mayoría de las personas están donando sin inconvenientes y estamos reforzando ese insumo indispensable”, marcó.


Julián Bibolini aseguró que “se aprovecha este tiempo para reforzar las capacitaciones en toda la provincia y en ir actualizando los protocolos para seguir estando preparados, por la situación regional en la que estamos parados”.


Vacuna contra el coronavirus


El presidente Alberto Fernández confirmó que Argentina y México elaborarán la vacuna para prevenir el contagio de coronavirus y que estará lista para ser utilizada en el primer semestre de 2021, con dosis que tendrán un costo de entre 3 y 4 dólares y que se distribuirán equitativamente en América Latina.


En este marco, Bibolini resaltó en una entrevista el hecho de que Argentina sea uno de los dos países elegidos para crear la vacuna contra el COVID-19.


“El Presidente hizo un anuncio muy importante para la Argentina, la población y Latinoamérica también. Tiene la ventaja que se comenzará a fabricar aquí no toda la vacuna sino una parte y se terminaría de ensamblar en México, pero formar parte de esto es algo muy bueno porque la tecnología que se encuentra en la Argentina demuestra que se puede hacer esto y a su vez, nos permitiría tener un acceso más directo a dicha vacuna, ante la futura producción”, explicó el especialista.


Aclaró que poder fabricar vacunas es una capacidad en la región que sólo disponen muy pocos países (sólo Argentina y Brasil), y exige contar con infraestructura y con personal capacitado para cumplir con las normas de exigencia que regulan a la actividad.


“Habla muy bien de la Argentina, de nuestra tecnología, del profesionalismo que tenemos, de la comunidad científica el dar al país la posibilidad de la fabricación. Quiere decir que tenemos los recursos y profesionales para realizarlo de manera masiva y éso es un orgullo”, recalcó.


Asimismo, explicó que la vacuna de Oxford está en fase 3, una de las últimas fases previa a su comercialización, lo que contempla la inoculación en miles de personas en varios países para demostrar su eficacia contra el virus.


Sobre el final, Bibolini mencionó que “probablemente se arranque con las poblaciones más vulnerables, las personas de riesgo”, pero que “todavía faltan un par de meses -de 6 a 8- para ver las posibilidades de su distribución y aplicación”.


“Podría quedarse como vacuna de calendario ya que el impacto es de salud pública, es decir, la salud de la gran mayoría de los argentinos en nuestro caso y no de una salud individual. Estamos ante una pandemia, por lo tanto el objetivo es disminuir la carga de enfermedad, eso se debe lograr a medida que se vacunen y la única forma es a través del calendario. Seguro se lo colocará en el calendario nacional para que sea gratuito y obligatorio para toda la población”, culminó.