Compartir

Un equipo integrado por: médico, odontólogo, vacunador, obstetra, enfermeros y agentes sanitarios del centro de salud del barrio San Agustín realizó una nueva recorrida casa por casa mediante la cual se captaron y recaptaron pacientes de todas las edades, poniendo el acento en embarazadas, puérperas y niños pequeños.

Los pacientes fueron derivados con turnos programados para su atención en el centro de salud. Al respecto, desde la dirección se explicó que “siempre invitamos a los vecinos a que vengan a hacer la consulta en el centro pero también cada semana efectuamos estas salidas con visitas a las casas”, comentaron.

Acerca de las recorridas programadas explicaron que “Se hace de forma planificada y estratégica, distribuido en distintos días de la semana para abarcar a  nuestro barrio y a los aledaños que pertenecen a nuestra área de cobertura”. El objetivo es relevar y captar las demandas de salud “de personas de todas las edades, y en otros casos recaptar a los que ya son pacientes pero se retrasan o no asisten a la consulta para el control y seguimiento por algún motivo personal”, añadieron.

En esta nueva llegada a las casas fueron actualizados los calendarios de vacunas con la aplicación de las dosis faltantes a las embarazadas y puérperas. Además, a través de un cronograma de turnos programados “fueron registradas para que asistan a la consulta con el obstetra en el centro de salud de acuerdo al trimestre de embarazo o días transcurridos de puerperio, realización de estudios de laboratorio o ecografías, según cada caso”.

Por otra parte, los obstetras promovieron el estudio de PAP (Papanicolaou) y mamografía invitando a las mujeres en edad objetivo a que acudan al efector sanitario para recibir información y asesoramiento sobre la importancia de estos chequeos anuales y “concientizando a que lo hagan efectivamente para detectar de forma temprana cualquier alteración o patología, y que permita un tratamiento oportuno”, sea en las mamas o en el cuello del útero.

En la misma jornada, los vacunadores del equipo dispusieron el control de los carnets de vacunas para los pacientes de todas las edades: niños, adultos y adultos mayores “aplicando dosis de acuerdo al calendario de vacunación vigente”.

Además, se dialogó con las familias para informar y concientizar sobre múltiples hábitos saludables a fin de mantener la buena salud integral. Entre dichas prácticas diarias se insistió en: incorporar una alimentación saludable, acudir a la consulta médica periódica, desarrollar hábitos de higiene domiciliarios y una serie de medidas para prevenir enfermedades características del verano como diarreas, golpes de calor y deshidratación.

Del mismo modo, el equipo recalcó a las madres de niños pequeños la importancia de la lactancia materna exclusiva –de ser posible- hasta los 6 meses de edad y desde allí en adelante incorporar paulatinamente alimentos sólidos según recomendaciones del pediatra.

La visita a las casas de las familias vecinas es “una rutina ya instalada por nuestro equipo de salud”, remarcaron desde la dirección. Al tiempo concluyeron que “para nosotros es fundamental el acercamiento y la familiaridad con nuestros pacientes y, a su vez, ellos ya nos esperan cada semana para consultarnos y sacar sus dudas sobre distintos temas para cuidar la salud y la de su familia”.